Un juez fue asignado el jueves para investigar al ex apoderado de la organización de derechos humanos Madres de Plaza de Mayo por supuesto lavado de dinero.

La designación del juez federal Norberto Oyarbide, que tramita causas de gran impacto político, recayó este jueves en su juzgado por sorteo luego de una denuncia del fiscal antilavado Raul Pleé contra Sergio Schoklender, ex colaborador de la organización que reclama castigo para los represores de la última dictadura militar (1976-1983).

Schoklender quedó en el ojo del huracán a raíz de las sospechas sobre irregularidades en el manejo de fondos públicos destinados a la Fundación Madres de Plaza de Mayo para la construcción de viviendas populares.

El fiscal pidió que se investigue a Schoklender tras una pesquisa de la Unidad de Información Financiera (UIF), que analizó las denuncias que dos diputadas de la oposición presentaron en 2010 en contra del ex apoderado de las Madres por supuesto enriquecimiento ilícito y lavado de dinero.

Las diputadas sospechan que Schoklender habría utilizado fondos de las Madres, muy cercanas al gobierno de la presidenta Cristina Fernández, para su propio beneficio y ponen el acento en su patrimonio y en una serie de operaciones inmobiliarias aparentemente irregulares.

Después de investigar el patrimonio del denunciado, la UIF elevó sus actuaciones a la Unidad Fiscal de Investigación de Lavado de Dinero y Financiamiento del Terrorismo, dependiente del Ministerio Público Fiscal, cuyo titular es Pleé.

Además de presentar una denuncia por lavado de dinero, el fiscal habría añadido la de "defraudación a la administración pública", dijeron medios de prensa.

Versiones periodísticas señalaron que Schoklender sería el director de la constructora que hizo las casas populares. El ha negado cualquier vinculación personal con esa empresa.

También aseguró que las denuncias en su contra son un "disparate" y que hay una "intencionalidad" de algunos sectores de atacarlo a él para perjudicar a las Madres y por ende al gobierno.

Schoklender renunció hace unos días al cargo de apoderado de la Fundación de Madres de Plaza de Mayo alegando que quería dedicarse a sus proyectos personales, pero el diario Clarín dijo que su salida obedecería a una disputa interna por el manejo de los fondos de la organización. Después de la renuncia, diputados de la oposición exigieron que el Poder Ejecutivo informe sobre los fondos públicos destinados a las Madres.