Un ex agente del servicio Federal de Inmigración y Control de Aduanas, quien se declaró culpable ante una corte federal de aprovechar su cargo para intentar el traslado de armas y de miles de dólares por el concurrido aeropuerto de Atlanta, fue sentenciado el jueves a ocho años de prisión, luego de una investigación encubierta.

La investigación llevó a más de una decena de arrestos y al desmantelamiento de una banda traficante de drogas en el estado de Georgia, informaron las autoridades.

El juez de Distrito Timothy Batten dio a Devon Samuels, de 45 años, una pena de unos pocos meses más de lo que sugieren las pautas federales, pues dijo que estaba asqueado por cómo el oficial traicionó la confianza de la ciudadanía.

"Después de todo, él hizo todo lo que podía hacer para violar su juramento a Estados Unidos", dijo el juez.

Samuels fue acusado de lavar dinero de drogas, contrabandear dinero en efectivo para un agente encubierto en Jamaica e intentar llevar armas en un avión al utilizar su despacho en el aeropuerto internacional Hartsfield-Jackson de Atlanta.

El agente y su esposa Keisha Jones también fueron acusados de aceptar un soborno de 500 dólares para ayudar a convencer a funcionarios de inmigración de que un matrimonio fingido era legal. La mujer fue sentenciada el jueves a seis meses de arresto domiciliario y otros tres años de libertad condicional después de que su abogado alegó que no tenía conocimiento de los complots de su marido.

Un informante confidencial dio a la policía una pista sobre Samuels, y las autoridades federales abrieron dos investigaciones por separado — una sobre el comportamiento de Samuels y otra sobre el grupo de contrabando de drogas al que dicen que ayudó.

Las investigaciones llevaron a la detención del presunto líder de la banda de narcotraficantes, Jerome Bushay, y 12 personas más que fueron acusadas de contravenciones con armas de fuego y complot para el tráfico de éxtasis y marihuana. Bushay y otros cuatro se han declarado culpables de cargos relacionados con drogas, y los casos contra otras cinco personas están pendientes, dijeron los fiscales. Tres se encuentran prófugos.

Los fiscales dijeron que Samuels aceptó tres veces en noviembre dinero de un agente encubierto haciéndose pasar por un lavador de dinero del narcotráfico, y dijeron que en todas las ocasiones utilizó su tarjeta de identificación para evitar el detector de seguridad del aeropuerto. Viajó dos veces a Jamaica para entregar el dinero a un policía encubierto allí, una de ellas con su mujer, dijeron.

Aceptó cinco armas de fuego y cerca de 20.000 dólares en dinero del narcotráfico de un agente encubierto el 30 de noviembre, según documentos judiciales. Dijeron que esquivó la seguridad y le dio las armas y el dinero a un segundo oficial encubierto que le dijo que iba a llevarlo a una reunión con miembros de un cártel de drogas mexicano.