La policía israelí ha incrementado la seguridad y las patrullas en todo Jerusalén para prevenir posibles enfrentamientos cuando los israelíes marchen a través de la zona oriental de la ciudad, donde están asentados los palestinos, para marcar el aniversario de la toma de esa zona por parte de Israel en 1967.

Un vocero de la policía, Micky Rosenfeld dijo que hay 3.000 elementos, incluyendo la policía fronteriza y unidades encubiertas, patrullando por los eventos de día de Jerusalén el miércoles.

Se espera que marchen unos 30.000 israelíes por el barrio palestino de Sheikh Jarrah, un polémico enclave judío.

Los palestinos claman la zona oriental de Jerusalén como la capital de su futuro estado. Sin embargo, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu dijo que Israel jamás dividirá la ciudad.

Rosenfeld dijo que cinco personas fueron heridas por los palestinos que lanzaban piedras y bombas incendiarias el martes por la noche.