El comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn, defendió hoy que por el momento España ha sido capaz de convencer a los mercados y desmarcarse de los países europeos con problemas financieros, y advirtió de que el próximo reto es garantizar "la sostenibilidad de las cuentas regionales".

"Hasta el momento y durante el último par de meses, España ha sido capaz de desmarcarse claramente de los tres países del programa de asistencia (Grecia, Irlanda y Portugal)", afirmó hoy Rehn tras pronunciar una conferencia en el Consejo de Relaciones Exteriores en Nueva York.

En el turno de preguntas y respuestas, Rehn puso como ejemplo que "incluso cuando Portugal pidió asistencia financiera, los diferenciales de los bonos de España sólo se vieron afectados de una forma muy marginal", al tiempo que "cuando en abril hubo discusiones muy intensas sobre reestructuración de deuda en Europa, eso no causó mayores aumentos en la rentabilidad" de la deuda española.

"A mi juicio, esto pone de manifiesto que España ha sido capaz de convencer hasta el momento a los participantes en el mercado y al público en general de que será capaz de superar sus retos", apuntó el comisario, quien insistió sin embargo en que, "por supuesto, hay que edificar la confianza todos los días".

Para el responsable europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, España ha tomado "decisiones muy valientes" en el último año en materia de consolidación fiscal y ha acometido "reformas muy ambiciosas, incluida la del sistema de pensiones", al tiempo que ha dado "un paso adelante correcto" en el ámbito del mercado laboral.

Además, apuntó que "España está ejecutando un plan creíble para reestructurar las problemáticas cajas de ahorros".

"Con estas acciones, España ha sido capaz de convencer al público y a los mercados por el momento", apunto Rehn, quien añadió que "un ejemplo muy importante" es que China, Noruega y Rusia han vuelto a invertir fondos en el país ibérico.

"España está en el camino correcto, pero es verdad que tiene que mantener el impulso de las reformas", dijo sobre un país cuyo "próximo reto" será, en su opinión, que los gobiernos regionales y locales "aseguren la sostenibilidad de sus finanzas públicas".

Durante la conferencia, Rehn defendió que junio será un mes crucial para el conjunto de la Unión Europea (UE) y que las próximas semanas, después de que se impulsen nuevas medidas de ajuste para Grecia, podrían ser las del comienzo del fin de la crisis.

"Puede que aún no estemos en la fase final, pero podemos hacer que las próximas semanas sean el principio del fin de la crisis", aseguró el comisario, para quien "la recuperación económica en Europa mantiene su impulso y es cada vez más autosuficiente, a pesar de los revuelos financieros y las turbulencias externas".