El crecimiento de los países de la OCDE fue del 0,5 % entre enero y marzo, similar al trimestre precedente, informó hoy la organización, que destacó la "contracción" registrada en Japón.

El producto interior bruto (PIB) real de la Unión Europea (UE) aumentó un 0,8 % en ese período, sobre todo por la aportación de Alemania (1,5 %) y Francia (1 %), según los datos difundidos por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

En España, el PIB del primer trimestre creció una décima más que entre octubre y diciembre de 2010, dijo la OCDE, que hace unos días colocó en el 0,9 % sus previsiones de crecimiento español para 2011.

La OCDE destacó el crecimiento "estable" de la economía en sus países miembros entre enero y marzo a pesar de las "evoluciones divergentes" entre las grandes economías.

En paralelo a la contracción de Japón y a la ralentización del crecimiento en Estados Unidos (donde el PIB aumentó un 0,4%), el crecimiento en la mayor parte de los países europeos y en Canadá "se ha acelerado de manera fuerte".

En Europa, la OCDE confirmó que la economía británica creció un 0,5 % después de la contracción de medio punto del trimestre anterior; en Italia, el crecimiento se mantuvo en un moderado 0,1 % y el PIB de la eurozona alcanzó un aumento del 0,8 %, frente al 0,3 % del último trimestre de 2010.

En Canadá el crecimiento fue del 1 %, después del 0,8 % del trimestre precedente y la organización destaca en el caso de Japón la caída de su PIB del 0,9 %, tras la bajada del 0,8 % entre octubre y diciembre pasados.

La OCDE señala que la caída del PIB japonés refleja en parte las consecuencias del terremoto y el maremoto posterior del pasado 11 de marzo.

En datos anuales, el PIB de la OCDE aumentó en un 2,5 % con relación al primer trimestre de 2010, una caída respecto al 2,8 % interanual del trimestre precedente.

El índice de crecimiento más fuerte lo registró Alemania en datos interanuales, ya que la OCDE adjudica a ese país una subida de su PIB del 4,8 %, mientras que Japón, con una contracción del 0,7 %, registra el peor dato entre las economías de los siete países más industrializados.

En el caso de España, los datos de la OCDE indican que el crecimiento interanual alcanzó en el primer trimestre de 2011 el 0,8 %, frente al dato negativo interanual del 1,4 % correspondiente al primer trimestre de 2010.