Para lidiar con una crisis nuclear que ha reducido su suministro eléctrico, el gobierno japonés lanzó el miércoles una campaña con la que aconseja a los trabajadores afectos a los trajes que se vistan un poco más informalmente este verano y con ello ayuden a prevenir una crisis de energía.

La campaña presenta una muestra de modas patrocinada por el gobierno con modelos adecuados para lucir en la oficina y frescos como para sobrellevar el tórrido verano.

El calor será intenso. La pérdida de la planta de energía nuclear Dai-ichi, de Fukushima, por un terremoto y ola gigante el 11 de marzo, significa que puede escasear la electricidad en Tokio y alrededores, especialmente en los días más calurosos.

Para impedir apagones, el gobierno solicitó a compañías y oficinas gubernamentales que reduzcan el consumo de electricidad un 15%. Desea que las empresas limiten el aire acondicionado y fijen la temperatura ambiente en no menos de 28 grados centígrados (82 F).

La idea no es nueva. La campaña fue introducida en 2005 por el entonces ministro ambiental Yuriko Koike para luchar contra el calentamiento global.

Sin embargo, ahora que Japón lidia con una crisis nuclear y las consecuencias de un devastador terremoto, las autoridades decidieron profundizar la campaña.

Las encuestas indican que las compañías están adhiriendo gradualmente. En una encuesta de 2009 a nivel nacional, el 57% respondió que la habían aplicado.

Sin embargo, ahora la campaña agregó las indicaciones sobre la manera de vestirse. Las camisas sueltas y las zapatillas son aceptables ahora según las nuevas pautas el ministerio ambiental. Los pantalones vaqueros y las sandalias están bien según determinadas circunstancias.

___

Se puede tomar contacto con Tomoko Hosaka en http://twitter.com/tomokohosaka