Tropas afganas y de la coalición capturaron a un hombre sospechoso de ayudar en un atentado con bomba que mató a dos prominentes funcionarios afganos y dejó herido a un general alemán que comanda las fuerzas aliadas en el norte de Afganistán, informó la alianza atlántica.

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) dijo en un comunicado el martes que el hombre y otras tantas personas fueron arrestadas durante una redada nocturna en la provincia de Balkh, en el norte del país. La coalición dijo que no se realizó ningún disparo en la operación.

La OTAN dijo que el hombre pertenecía al Movimientos Islámico de Uzbekistán, que se ha alineado con al-Qaida. el grupo busca establecer un estado islámico en todo Asia central.

El atentado del sábado en la provincia de Takhar mató al general Daud Daud, comandante de la policía regional en el norte de Afganistán, y al jefe de policía de la provincia. Dos soldados alemanes también murieron y el general alemán Markus Kneip quedó herido.

En un evento aparte, la OTAN informó en otro comunicado de la muerte de un elemento de la Alianza el miércoles durante un ataque insurgente en el este de Afganistán realizado el martes.

Con este fallecimiento, ya son 56 los elementos de la Alianza que han muerto en mayo, incluidos al menos 31 estadounidenses.

El sur y el este afgano son las áreas más volátiles del país.

La reciente violencia es parte de la ofensiva de primavera del Talibán, con un aumento en la colocación de bombas a los costados de los caminos, los atentados suicidas y los asaltos insurgentes contra puestos militares en zonas montañosas o rurales.

La efectividad de la campaña del Talibán podría afectar el tamaño de la reducción que planea el presidente Barack Obama para los soldados estadounidenses programada para julio. La OTAN entregará el control de la seguridad a los afganos en 2014.