Inspectores de Naciones Unidas culparon el miércoles a Japón por subestimar la amenaza de un devastador tsunami que dañó la planta nuclear en Fukushima Dai-ichi, pero reconocieron que fue ejemplar su respuesta ante la crisis.

El reporte preliminar elaborado por un equipo de la Organización Internacional de Energía Atómica también informó que el daño provocado por el maremoto fue subestimado en otras instalaciones nucleares japonesas y llamó a los expertos mundiales a aprender del desastre para evitar futuros accidentes.

El equipo de expertos de 12 países de la OIEA, quienes pasaron una semana en Japón en consultas con autoridades e inspeccionaron la planta, entregarán su reporte completo en una conferencia de alto nivel en Viena del 20 al 24 de junio.

"La respuesta de Japón al accidente nuclear fue ejemplar, particularmente ilustrado por lo dedicado, determinado y experiencia del personal que trabaja bajo condiciones excepcionales", agrega el reporte. También reconoció la evacuación de aquellos que viven cerca de la planta como "impresionante y bien organizada".

El complejo nuclear de Fukushima Dai-ichi se dañó cuando un tsunami generado por un terremoto de magnitud 9,0 golpeó Japón el 11 de marzo. En la planta hubo explosiones, incendios y fisiones nucleares en los días posteriores al maremoto.

Más de 80.000 personas han sido evacuadas de las zonas aledañas.

Mike Weightman, jefe de inspectores en la OIEA y el responsable de verificar las instalaciones nucleares en Reino Unido, dijo que el equipo de la agencia de la ONU se enfocó en encontrar las lecciones de la crisis que puedan ser aplicadas en todo el mundo.