Las nuevas esperanzas de que un acuerdo evite que Grecia caiga en una moratoria de pagos ayudaron el martes al mercado bursátil a terminar un mes de pérdidas con un tono alentador.

Un inesperado descenso en la confianza del consumidor con respecto a la economía de Estados Unidos impidió que se registraran mayores ganancias en la jornada.

Aunque el mes terminó con cuatro días de avances en la mayoría de los índices, las preocupaciones relacionadas con el alto precio de la gasolina, tornados e inundaciones en el sur del país, la desaceleración económica en Japón después de los desastres naturales y una creciente crisis de deuda en Europa arrastraron 1,4% hacia abajo al indicador Standard and Poor's 500 en mayo.

Ese descenso siguió a un aumento de 2,85% en abril, el cual siguió a su vez a ganancias que establecieron el ritmo más rápido para el primer trimestre desde 1998. Antes de mayo, las acciones recibieron impulso de ganancias corporativas superiores a lo esperado, de un aumento en el gasto empresarial y de una expansión económica global.

La bolsa cerró el martes con alzas ante señales de que Alemania podría disminuir sus exigencias para una reestructuración anticipada de los bonos griegos, allanando el camino para un acuerdo que podría evitar que Grecia incumpla con el pago de su deuda.

El promedio industrial Dow Jones ganó 128.21 puntos, el 1%, a 12.569.79. El S&P 500 subió 14.10 unidades, el 1,1%, a 1.345.20, mientras que el indicador compuesto Nasdaq repuntó 38.44 puntos, el 1,4%, a 2.835.30. Los tres índices terminaron el mes con un descenso de más de 1%.

Estas ganancias ocurrieron a pesar de otro informe sombrío sobre el mercado de vivienda de Estados Unidos. Los precios de las casas en 12 de las 20 ciudades rastreadas por el índice Standard & Poor's/Case-Shiller descendieron en marzo a su nivel más bajo desde que este sector se desplomó en el 2006.

"Los precios de las casas continúan su espiral descendente sin respiro a la vista", dijo David Blitzer, presidente del comité del índice en S&P Indices.

Oliver Pursche, presidente de Gary Goldberg Financial Services, señaló que el informe no dañó mucho la confianza de los inversionistas porque sus expectativas para el mercado estadounidense de vivienda ya eran bajas.

"No hay un factor de conmoción aquí", dijo Pursche. "Sabíamos que iba a ser malo, y lo es".

Tres emisoras ganaron terreno por cada una que retrocedió en la Bolsa de Valores de Nueva York, donde el volumen consolidado fue de 4.100 millones de acciones negociadas.

En otros mercados bursátiles de referencia, el índice alemán DAX 30 cerró con avances del 1,8%, a 7.287,91 puntos, mientras que el indicador británico FTSE 100 ganó 0,8%, a 5.988,84 después de que el mercado estuvo cerrado el lunes por feriado bancario. El índice francés CAC 40 avanzó 1,5%, a 4.002,93.

En Asia, el índice japonés Nikkei 225 repuntó 2%, a 9.693,73 unidades.