Visa y la aerolínea Emirates se unieron el martes al coro de patrocinadores corporativos de la FIFA que expresaron preocupación por el escándalo de corrupción que aqueja al organismo rector del fútbol mundial.

Coca-Cola y Adidas ya habían expresado su molestia por la crisis que desembocó en la suspensión de los líderes de la Confederación Asiática de Fútbol y de la CONCACAF, Mohammed bin Hammam y Jack Warner, respectivamente.

"La situación actual ciertamente no es buena para el fútbol y le pedimos a la FIFA que tome todas las medidas necesarias para atender los asuntos planteados", señaló Visa en un comunicado.

Es inusual que los patrocinadores de organismos deportivos expresen públicamente su preocupación por asuntos administrativos, pero el comunicado de Visa fue emitido poco después de otro similar de Emirates.

"Emirates, al igual que los hinchas de fútbol de todo el mundo, está desilusionado por los problemas que rodean la administración del fútbol", señaló Boutros Boutros, vicepresidente de comunicaciones de la aerolínea con sede en Dubai.

"Esperamos que estos problemas se resuelvan lo antes posible, y su solución será por el bien del fútbol y el deporte en general".

Una comisión de ética de la FIFA decidió el domingo investigar a fondo las acusaciones de que Bin Hammam y Warner ofrecieron sobornos por 40.000 dólares a votantes caribeños.

Bin Hammam retiró su candidatura para retar a Joseph Blatter en las elecciones presidenciales de la FIFA el miércoles.

Coca-Cola indicó que "las acusaciones son preocupantes y malas para el fútbol".