Los huelguistas que desde hace 23 días mantienen un paro en la región de Puno (sur del país) en contra de las concesiones mineras suspenderán temporalmente las protestas para no afectar la celebración de las elecciones presidenciales el próximo domingo, informaron hoy a Efe organizaciones sindicales.

Walter Aduviri, del Frente de Defensa de Recursos Naturales en la región sur de Puno, señaló a Efe que su organización suspende temporalmente el paro, lo que fue confirmado por la Confederación Nacional de Comunidades del Perú Afectadas por la Minería (Conacami).

Para Aduviri, se trata de un "cuarto intermedio" (receso) a la espera de que el Gobierno de Alan García, que el próximo 28 de julio acabará su gestión, acceda a promulgar un decreto supremo para el cese y cancelación de todas las concesiones mineras y petroleras en el sur de la región Puno, una de sus principales reivindicaciones.

"En eso no hay marcha atrás", aseguró Aduviri, representante de la etnia Aimara, para luego avisar de que si el Gobierno rechaza aceptar las condiciones del "pueblo aimara" las protestas se reanudarán el miércoles de la próxima semana.

Así, Aduviri indicó que se "aperturarán todos los accesos" viarios, entre ellos el de Desaguadero, principal paso fronterizo entre Perú y Bolivia, que hasta ahora permanecían bloqueados por las protestas.

El sindicalista invocó al presidente García para que exija a sus ministros "acelerar" las medidas para acabar de manera definitiva con un paro que ha causado graves pérdidas económicas en los sectores del turismo, transporte y comercio.

Por su parte, el dirigente de Conacami en Puno, Pablo Salas, indicó a Efe que levantarán temporalmente el paro hasta el próximo lunes, fecha en la que decidirán qué medidas de presión tomar si el Gobierno peruano continúa sin atender sus peticiones.

No descartó que pobladores de las regiones de Cuzco y Tacna, también en el sur del país, se sumen a partir de la próxima semana a sus concentraciones para reclamar la atención del Gobierno en sus peticiones, centradas en cuestiones petrolíferas e hídricas, respectivamente.

Ambos sindicatos se comprometieron a no alentar actos violentos el próximo domingo para "no alterar ni causar ningún problema" en el desarrollo de los comicios y para que "el Gobierno no diga que nosotros estamos alterando" el proceso electoral, explicó Salas.

Los pobladores concentrados en la Plaza de Armas de la ciudad de Puno, en la zona sur de la región, abandonarán el lugar esta noche, dijo Aduviri, mientras que por su parte Salas indicó que algunos huelguistas en la zona norte ya están de regreso a sus hogares.

Precisamente hoy, y en una entrevista a Radio Programas del Perú (RPP), el candidato presidencial Ollanta Humala exhortó a los dirigentes sociales a deponer las acciones de paralización ante la inminente celebración de las elecciones presidenciales.

Puno es uno de los bastiones del nacionalismo, y de hecho Humala logró el apoyo de casi el 63 % de votantes en la primera vuelta de las presidenciales.

Los pobladores de Puno iniciaron el pasado 9 de mayo un paro indefinido en contra del proyecto minero Santa Ana y de las concesiones mineras en la zona, a las que acusan de contaminar su entorno natural.

Un primer acuerdo alcanzado el pasado 28 de mayo entre el Ejecutivo y autoridades locales no satisfizo a los pobladores, que continuaron sus movilizaciones y solo hoy las levantaron de manera temporal.