En el área metropolitana de Nueva York la comunidad peruana es muy emprendedora, se puede decir, una de las más sólidas entre los hispanos. Por ello la elección de segunda vuelta del próximo domingo en Perú tiene especial interés aquí, donde residen unos 150.000 peruanos.

En los últimos años, Perú ha sido un país que ha estado en los titulares de los periódicos más importantes de la región por su excelente rendimiento económico. Creciendo a un promedio de más de 7% anual y una inflación por debajo del 3%, Perú se ha convertido un lugar preferido de la inversión directa externa.

Sus reservas de plata, cobre y oro hacen de la minería el principal motor de la economía nacional. En la última década, también ha buscado posicionarse como una entrada comercial para el continente y ha firmado tratados de libre comercio con Corea, Singapur, Tailandia y China, país que dicho sea de paso tomará el primer lugar en la lista de socios comerciales en el futuro cercano.

Como cualquier economía emergente, los peruanos aún tienen una serie de problemas sociales que deben corregir para alcanzar una sostenibilidad a largo plazo. Si bien los niveles de pobreza han disminuido en un 10% en el último quinquenio, de acuerdo a cifras oficiales, cerca de 10 millones de peruanos viven aún en situación de pobreza, una cifra aún alta para un país de casi 30 millones de habitantes. Y así otro par de factores como la desigualdad regional y otros problemas de salud endémicos como la desnutrición infantil son asignaturas pendientes.

Naturalmente, las elecciones en Perú a disputarse entre el izquierdista Ollanta Humala y la conservadora Keiko Fujimori (hija del ex presidente Alberto Fujimori) han generado reacciones en los emigrantes peruanos residentes en Estados Unidos. En el 2010, de acuerdo a cifras proporcionadas por el Fondo Multilateral de Inversiones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Perú recibió arriba de los $2,500 millones en remesas, ocupando el tercer lugar sólo detrás de Brasil y Colombia en el cono sur. Como cualquier otro grupo migrante, los lazos familiares hacen que los emigrantes de primera generación estén con los pies en el país adoptivo pero con el corazón y mitad de la mente en su país de origen. Eso hace que fechas políticas importantes como la que tendrá lugar el próximo domingo 5 de junio no pasen desapercibidas.

Entre las colonias de peruanos más numerosas en Estados Unidos, en el noreste se encuentra una en la ciudad de Paterson, Nueva Jersey. No obstante, los peruanos también han hecho de Long Island un bastión importante de la diáspora. Los medios impresos semanales más importantes en esta parte del país son propiedad de inmigrantes peruanos.

Al respecto, buscamos la opinión de algunos residentes peruanos en esta área de Nueva York. Una de las personas con origen en el país sudamericano más activas en esta región es Carlos Ramos, un líder sindical que ha hecho carrera con importantes grupos como la local 1500 de la UFCW y más recientemente con un grupo de defensa de los derechos de los inmigrantes, Make the Road NY.

Al consultar con Ramos sobre que opinión le merecen las elecciones del próximo domingo en Perú, él nos comenta: "Las opciones en la segunda ronda no son muy alentadoras en el Perú. Hay mejores candidatos pero los partidos han creado sólo estas dos alternativas: uno que podría convertir el país en otro Ecuador, Bolivia o Venezuela. La otra candidata tendrá el mismo gobierno de su padre: corrupción. Lo que [concierne] a los peruanos en el extranjero, no votaremos esta segunda vuelta. Nos da igual".

Sobre el significado de las elecciones en términos económicos, Ramos añade: "Lo que está en juego en estas elecciones es la economía del Perú. No hay terrorismo, hay trabajo y sólo se quiere que se mantenga esa economía, hay obras en todo el Perú. Dios quiera quien gane las elecciones mantenga su economía".

Para Jorge Ramirez, residente del poblado de Brentwood y propietario del semanario Enfoque Latino con circulación en todo Long Island y Queens, las elecciones del próximo 5 de junio son de suma importancia: "ya que de tomarse la decisión equivocada, Perú podría convertirse en otra Venezuela".

Ramírez también criticó la desorganización de las elecciones en Nueva York. "Para la primera ronda llegué a eso de las 9 AM a votar y no salí del recinto hasta pasadas las 2 PM. Las líneas avanzaban lentamente. Eso hace que mucha gente se desilusione. Fue un total descontrol", dijo.

Las elecciones presidenciales indudablemente tendrán repercusiones tanto en suelo peruano como en los miembros de la diáspora. Al igual que hace 5 años, los peruanos tendrán que escoger entre el menos mal de los males presentados en la boleta. Por el resultado alcanzado, se puede inferir que los electores hicieron la decisión adecuada hace 5 años, lo harán nuevamente?

¿Usted qué opina de las elecciones en Perú? Comente aquí.

AOL NOTICIAS

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agreganos en facebook.com/foxnewslatino