En Venezuela entró en vigencia el martes una regulación que prohibe fumar en áreas cerradas, sean lugares públicos o privados, y que establece multas de hasta 44.000 dólares o el cierre del establecimiento por el incumplimiento de la regulación.

La regulación entró en vigencia en coincidencia con la celebración del Día Mundial de No Fumar.

Las autoridades dieron en marzo pasado un plazo de 90 días a los organismos públicos y empresas privadas para adaptarse a la nueva regulación que contempla multas entre 912 bolívares fuertes (212 dólares) y 190.000 bolívares fuertes (44.000 dólares) o el cierre de los locales, por incumplimiento de la norma, según indicó la estatal Agencia Venezolana de Noticias (AVN).

Rose Melkon, coordinadora del Servicio Autónomo de Contraloría Sanitaria, dijo a AVN que la "multa podría ser duplicada en caso de reincidencia".

"Nosotros estamos tratando de proteger no solamente al ciudadano de hoy, sino a nuestros hombres y mujeres del día de mañana", dijo la ministra de Salud, Eugenia Sader, al defender la regulación.

Desde hace más de 15 años en Venezuela se mantienen regulaciones contra la propaganda de cigarrillos que obligan a las fabricantes de esos productos a incluir mensajes en las cajetillas sobre los riesgos de fumar.