La producción de coches, camiones y autobuses en Japón cayó en abril un 60,1 por ciento respecto al mismo mes del año anterior, a causa de la escasez de componentes tras el terremoto y tsunami del 11 de marzo.

Según datos difundidos hoy por la Asociación de Fabricantes de Automóviles de Japón (JAMA), en abril se produjeron en el país asiático 292.001 vehículos, frente a los 731.829 fabricados un año antes.

La demanda japonesa en el sector retrocedió a su vez un 47,3 por ciento y se situó en 185.673 vehículos.

En total se produjeron en Japón 249.772 vehículos de pasajeros (un 60,2 por ciento menos que en abril de 2010), además de 40.305 camiones (un 57,5 por ciento menos) y 1.924 autobuses (80 por ciento menos).

Por marcas, Toyota produjo en abril 53.823 unidades (-21,6 por ciento), Nissan 44.193 vehículos (-51,3 por ciento) y Honda 14.168 (-19 por ciento).

Por su parte, Suzuki fabricó 58.398 vehículos (-68,9 por ciento), Mazda 35.313 (-50,3 por ciento), Subaru 25.391 unidades (-62,4 por ciento) y Daihatsu 20.578 (-37,4 por ciento).

Además de paralizar varias fábricas, el seísmo y devastador tsunami del 11 de marzo en el noreste nipón afectaron a muchos proveedores de componentes de la región, lo que llevó a interrupciones en la cadena de suministros en un fuerte revés para la producción.