Los futbolistas del Barcelona y Real Madrid que se reunieron el martes en la convocatoria de la selección española prometieron dejar a un lado los encontronazos que tuvieron en los cuatro clásicos que disputaron en 18 días.

Los campeones mundiales enfrentan el sábado a Estados Unidos y tres días después a Venezuela, sus dos primeros amistosos desde que el Barsa y el Madrid chocaron en cuatro ocasiones en abril y mayo.

Ambos clubes intercambiaron acusaciones ante la UEFA por conducta antideportiva. El Madrid ganó la final de la Copa del Rey, pero el Barsa lo eliminó en las semifinales de la Liga de Campeones.

"Hay que olvidar ese tema. No hay ningún enfrentamiento real, es rivalidad por lo que había en juego. Es pasado y hay que centrarse en la selección", afirmó el zaguero del Madrid, Sergio Ramos. "No es cuestión de recordar declaraciones ni lo que sucedió en esos partidos. Tenemos un bien común y hay que olvidar todo por el bien de la selección".

El Madrid y el Barsa tienen un total de 11 jugadores en la selección.

"Estoy contento por volver a reunirnos todos con la selección española. El reencuentro con los compañeros es muy natural, como siempre, sin ningún tipo de problema", agregó Ramos.

"Eso se arregla en un minuto, no creo que haya problemas", opinó el defensa de la selección, Joan Capdevila.