Texas pronto podría convertirse en el primer estado en exigir a las empresas de perforación que revelen públicamente los productos químicos que utilizan para romper formaciones rocosas en su búsqueda de gas natural.

La legislación, aprobada la noche del domingo en la Cámara de Representantes estatal, podría ocasionar que la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos y otros estados establezcan reglas similares.

El gobernador no ha dicho si firmará el documento.

El problema es el fracturamiento hidráulico, conocido como "fracking". La polémica técnica permite a las petroleras impregnar las formaciones de roca sedimentaria — conocida como esquisto — y soltar minerales que en su momento estuvieron fuera de alcance.

Los perforadores bombean millones de galones de agua químicamente infundida en el suelo para romper la roca, lo que permite que fluya el gas natural.

Muchas compañías se niegan a decir qué productos químicos utilizan y argumentan que el hacerlo podría dañar su ventaja competitiva. Otros temen que los químicos puedan contaminar aguas subterráneas o la tierra.