El viceministro Coordinador de la Producción de Ecuador, Mauricio Peña, dijo hoy estar "optimista" de la posible reanudación de las conversaciones comerciales con la Unión Europea y criticó al vicecanciller, Kintto Lucas, por afirmar que los acuerdos que negocia Europa son una forma de "neocolonialismo".

Peña rechazó las opiniones de Lucas "en nombre de la ministra (Coordinadora de Producción) Nathalie Cely" y en su propio nombre como presidente encargado del consejo de comercio exterior, en una rueda de prensa en la que informó precisamente de los avances para la reapertura de las negociaciones entre Ecuador y la UE.

"Nos preocupan tremendamente las declaraciones del viceministro de relaciones exteriores. Son declaraciones de carácter personal. Nosotros no reconocemos dichas declaraciones como declaraciones de un funcionario del Gobierno nacional", dijo Peña, que es el ministro encargado mientras Cely se encuentra en una cumbre en Israel.

Lucas señaló el 4 de abril en una entrevista con la agencia cubana Prensa Latina que los acuerdos que impulsa la UE "son una forma de neocolonialismo para salvarse de la crisis económica", mediante la venta masiva de sus productos en países en desarrollo.

Lucas abogó porque los países de la Unasur negocien en bloque con la UE y no por separado.

Algunos líderes empresariales ecuatorianos se han quejado de que hay disputas en el seno del Gobierno sobre la política comercial, entre funcionarios que están a favor de la negociación de acuerdos con países desarrollados y otros que los consideran lesivos para la economía nacional.

Peña señaló que el presidente del país, Rafael Correa, "ha sido enfático en su decisión de que el Ecuador avance en un proceso de negociaciones con la Unión Europea".

El viceministro recomendó a Lucas que se ocupe de las conversaciones comerciales de la ronda de Doha en la Organización Mundial de Comercio (OMC) y en el seno de la propia Unasur, donde el tema comercial "no ha avanzado en absoluto", a su juicio.

Una delegación ecuatoriana, encabezada por Cely, visitó Bruselas la semana pasada para reactivar las negociaciones con la UE.

Peña explicó que el bloque europeo ha solicitado a Ecuador información sobre su política respecto a las compras públicas y los sectores estratégicos, temas que a su juicio "son relativamente fáciles y rápidos de ser resueltos".

"Vemos con optimismo la posibilidad de que el proceso (de negociación) se reinicie de forma rápida", añadió.

Actualmente el Gobierno ecuatoriano da ventaja a la industria nacional frente a las empresas extranjeras en las licitaciones públicas, dijo Peña.

Respecto al otro tema pendiente, el viceministro afirmó que el Gobierno responderá a la UE que no habrá ampliaciones de los sectores considerados estratégicos, "a no ser que las circunstancias estructurales del país cambien radicalmente".

Ecuador tendrá que responder a las preguntas de la UE en un plazo máximo de 30 días, informó.

Colombia y Perú ya han suscrito acuerdos comerciales con el bloque europeo, pero Peña afirmó que Ecuador no aceptaría adherirse a lo ya negociado por ambos.

El viceministro enfatizó que cree que "hay espacio para la negociación específica" y dijo esperar que Bruselas entienda en particular la política ecuatoriana sobre compras públicas, que es diferente que la de sus vecinos.