La actriz Cate Blanchett y el ex primer ministro Malcom Fraser son algunos de los australianos destacados que apoyaron el lunes el plan gubernamental para cobrar impuestos a las empresas más contaminantes.

Blanchett y el conservador Fraser estaban entre una lista de 140 personalidades y organizaciones que firmaron una petición, que fue entregada a los legisladores federales, en apoyo a los planes impopulares del gobierno para hacer que los mayores contaminantes paguen por cada tonelada de dióxido de carbono que producen. El impuesto sería uno de los esfuerzos para reducir las emisiones de efecto invernadero.

La petición es parte de una campaña publicitaria encabezada por grupos ambientalistas y sindicalistas, que ha incluido anuncios en diarios y televisión con un costo de un millón de dólares.

El Partido Liberal, de oposición y tendencia conservadora, está en contra de hacer pagar a los contaminantes. El Partido Laborista, de centro izquierda, quiere que los contaminantes paguen impuestos a partir de julio de 2012, pero no ha llegado a un acuerdo con el Partido Ecologista y los legisladores independientes sobre cuánto se debe cobrar por tonelada de dióxido de carbono.

El Partido Laborista y el impuesto que propone no gozan de popularidad entre la población, según sondeos.

John Hewson, economista y ex líder del Partido Liberal, también firmó la petición y dijo que los líderes de las empresas australianas no han firmado porque históricamente han tenido una respuesta lenta ante los retos económicos.

"La comunidad empresarial a penas se está involucrando", dijo Hewson en el Parlamento.

"Es una lástima que no estén encabezando este debate, desafortunadamente como en muchas otras ocasiones lo hacen, pero lo hacen tarde", dijo.

El Consejo Empresarial de Australia, un importante cabildero económico, pidió que el impuesto sea de 10 dólares australianos (10,69 dólares) por tonelada, mientras que los Ecologistas quieren que el impuesto sea cuatro veces mayor. El gobierno ha dicho que tendrá una cifra para julio.

La primera ministra Julia Gillard ha dicho que su gobierno cumplirá con la meta de reducir las emisiones de efecto invernadero al menos a 5% debajo de los niveles del 2000 para el año 2020.

Australia es uno de los países con mayores emisiones de gases de efecto invernadero per capita del mundo por su gran dependencia a las reservas de carbón barato para generar electricidad.

La participación de Blanchett en la campaña por el impuesto ha sido criticada, pero la actriz galardonada con el Oscar dijo que la gente tiene derecho a expresar su opinión y que no se lo pueden impedir.

"Todos saldrían beneficiados si protegemos el ambiente. Existe un costo social por la contaminación y esto es lo que me apasiona como madre", dijo Blanchett, quien es madre de tres hijos, al diario The Sydney Morning Herald.