La ministra argentina de Industria, Débora Giorgi, se reunirá con su par de Brasil, Fernando Pimentel, el jueves próximo en Brasilia, en una nueva ronda de negociaciones en la que las partes sienten "optimismo" para superar el conflicto comercial entre ambos países.

"He recibido un llamado de Pimentel esta mañana y ambos coincidimos en las buenas perspectivas para el próximo encuentro", dijo Giorgi en un comunicado en el que subrayó que los dos Gobiernos son "optimistas en la solución a los diferendos comerciales".

La cita "marca la continuidad" de las negociaciones que llevaron a cabo la semana pasada en Buenos Aires los secretarios de Industria de Argentina, Eduardo Bianchi, y de Brasil, Alessandro Teixeira, apuntó.

El conflicto escaló a comienzos de mayo, cuando Brasil comenzó a aplicar trabas a la importación de automóviles y otros productos de Argentina como represalia a restricciones al ingreso de bienes brasileños.

La aplicación por parte de Brasil del sistema de licencias no automáticas de importación frenó el ingreso de miles de automóviles fabricados en Argentina por multinacionales de automoción instaladas en los dos países al calor de los acuerdos de libre comercio del Mercosur, bloque que además integran Paraguay y Uruguay.

El comercio en el sector de automoción es el único que deja un superávit para Argentina -unos 413 millones de dólares- en la balanza con Brasil, que en su conjunto alcanzó un déficit para los argentinos de unos 4.000 millones de dólares el año pasado.

El presidente de la Unión Industrial Argentina, José Ignacio de Mendiguren, tiene previsto reunirse la semana próxima con su colega de la Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo, Paulo Skaf, con el fin de promover un acuerdo, según fuentes de la patronal argentina.