Las fiestas callejeras que se llevaron a cabo la madrugada del domingo en Barcelona para festejar el triunfo de su equipo en la final de la Liga de Campeones degeneraron en violencia y por lo menos 11 personas fueron hospitalizadas, informaron medios de prensa locales.

La policía informó que más de 80 personas fueron detenidas luego que los asistentes a los festejos atacaron con botellas y otros objetos a los policías, destruyeron bancas de parques y paradas de autobús.

Los enfrentamientos estallaron la madrugada del domingo horas después de que el Barcelona derrotó por 3-1 al Manchester United en el estadio Wembley de Londres, Inglaterra, en la final de la Liga de Campeones.

La policía indicó que al menos 50.000 personas inundaron las calles de Barcelona para festejar el triunfo.

Un comunicado informó que un policía está entre las personas que fueron hospitalizadas.