El piloto mexicano Sergio Pérez permanecerá hospitalizado una noche más como medida preventiva tras la conmoción cerebral y esguince en el muslo que sufrió el sábado tras un fuerte choque en la clasificación del Gran Premio de Mónaco.

"Después de tener una buena noche en el (hospital) Princesa Grace en Mónaco, Sergio Pérez fue sometido a ulteriores exámenes médicos", informó el domingo el equipo Sauber en un comunicado.

"El equipo médico ha recomendado que permanezca otra noche en el hospital en observación y que se le efectúe el lunes otro examen con escáner".

Pérez parecía gozar de buen ánimo y en su cuenta de Twitter agradeció a sus admiradores, a quienes dijo que espera regresar a las carreras en dos semanas en el Gran Premio de Canadá.

"Gracias por su apoyo. De momento, gracias a Dios, todo está OK. No podré correr (en Mónaco) pero nos vemos en Montreal", afirmó.

Pérez perdió el control de su monoplaza cuando salía de la sección del túnel en el circuito urbano de Mónaco. La parte frontal del bólido colisionó fuerte con la barrera del túnel, el vehículo hizo un trompo y dio contra una barrera de neumáticos en el circuito.

Fue una de tres colisiones durante la jornada del sábado.

Nico Rosberg, de Mercedes, y Vitantonio Liuzzi, de Hispania, resultaron ilesos en las colisiones que escenificaron durante una práctica.