Un pequeño incendio en una zona de almacenaje en el estadio de los Dodgers de Los Angeles obligó la reubicación de los aficionados de un piso superior, pero no detuvo el partido del sábado entre los Dodgers y los Marlins de Florida.

Los Dodgers indicaron que el fuego inició en una zona confinada de almacenamiento y que el Departamento de Bomberos de Los Angeles rápidamente logró contenerlo. Algunas columnas de humo cubrieron el área del piso superior detrás de la primera base.

Los Marlins tenían una ventaja de 3-1 a la mitad de la quinta entrada cuando el humo comenzó a salir hacia el campo.

Los aficionados subieron por las escaleras a la parte más alta del estadio para ser reubicados y sólo una persona se quedó en esa área — el camarógrafo de una cadena de televisión que estaba ubicado en primera fila encima de la zona de palcos de lujo.

El anunciador del estadio, Eric Smith, informó al público de la situación y les indicó que no era necesario que evacuaran el estadio.