El gobierno de Corea del Norte liberó el sábado a un estadounidense que permaneció detenido por medio año por supuestos actos de proselitismo.

Las autoridades norcoreanas entregaron a Eddie Jun al enviado del gobierno de Estados Unidos para los derechos humanos en ese país asiático, quien afirmó que Washington no prometió ofrecer ayuda a Corea del Norte a cambio de la liberación de su ciudadano.

El enviado Robert King, acompañado por Jun, partió en un vuelo desde Pyongyang, la capital de Corea del Norte, y le dijo a los periodistas a su llegada a Beijing que Jun se reuniría con sus familiares en Estados Unidos "en uno o dos días".

Jun no compareció con King ante los periodistas en Beijing. El liberado, quien vestía un saco oscuro, parecía estar de buen ánimo y le sonrió a King cuando ambos abordaron el avión en Pyongyang, de acuerdo con imágenes filmadas por la cadena The Associated Press Television News.

Después de viajar a Beijing, Jun viajó a Seúl donde le dijo a los periodistas que se someterá a un examen médico, informó la agencia de noticias surcoreana Yonhap.

Jun, un coreano-estadounidense de California que viajó varias veces a Corea de Norte y tenía intereses comerciales con ese país, fue arrestado en noviembre y la gubernamental Agencia Central de Noticias de Corea (del Norte) indicó que fue acusado de haber cometido un delito grave.

Si bien el gobierno de Pyongyang no ofreció más detalles, la prensa surcoreana destacó que Jun fue acusado de esparcir el proselitismo cristiano en ese país.