Las 500 millas de Indianápolis cumplen el domingo 100 años de existencia con su estela de triunfos, emociones y tragedias.

El piloto canadiense Alex Tagliani arrancará en primer lugar entre los 33 participantes, pero en este centenario de la prueba más famosa del automovilismo deportivo de Estados Unidos, el centro de atención es el futuro de la competición.

La IndyCar muestra señales de un resurgimiento después de 15 años de oscuridad e irrelevancia que comenzó con una guerra entre dos categorías rivales y terminó con un armisticio del que apenas unos cuantos se dieron cuenta.

La competición de la que emergieron gigantes como A.J. Foyt, Mario Andretti y Rick Mears ha estado relegada al segundo plano en el automovilismo deportivo. Si en las 400 millas de Brickyard hasta se notaban los asientos vacíos, una panorámica impensable hace un par de décadas.

"Hubo casi una generación perdida", lamentó Andretti. "Esos 15 años fueron de precariedades... en el mejor de los casos".

Ya hay visos de optimismo. Dos fabricantes nuevos participarán en las carreras de 2012 y pondrán un bólido futurista en la pista. Sin duda, los participantes de las 500 millas de este año son más numerosos y talentosos que ha sido desde los días de gloria.

Los patrocinios van en ascenso, la concurrencia mejora y un nuevo directivo animoso se ve dispuesto a intentar todo lo que pueda aumentar el interés en la categoría.

En cierto sentido, la prueba del domingo puede ser considerada una rampa para el salto hacia una nueva era. No nos referimos a la rampa gigante de color naranja colocada en el centro de la pista y que se utilizará para unas proezas acrobáticas a fin de hacerle publicidad a coches Hot Wheels antes del banderazo verde.

"Estoy orgullosa de las series (de carreras), de lo que hemos hecho, de nuestro aporte de trabajo arduo", dijo Danica Patrick, quien sólo ha logrado un triunfo en su trayectoria y continúa como la única piloto con fama más allá del círculo IndyCar.

Obvio que la pregunta persistente de si Patrick emprenderá la temporada próxima una actividad más rentable dentro de NASCAR muestra que la meta se divisa muy distante y que la carrera no ha terminado como lo indicaría la bandera de cuadros blancos y negros. Al margen de todo, hay todavía muchísimo trabajo por hacer.

Un tercio de los competidores son pilotos de dedicación parcial, la mayoría de los cuales sólo corren en Indy y esperan pasar a una categoría mayor.

Dan Wheldon, que solía ganar pruebas, debería estar en la flor de su carrera. Pero perdió su anterior trabajo y esto es lo único que tiene garantizado en su calendario de 2011.

Townsend Bell ha logrado terminar quinto en Indy y largará desde el interior de la segunda fila el domingo. De sus próximas actividades programadas, dice: "Bueno, viene la Navidad. Después el Año Nuevo, supongo".

Un panorama tierno, pero no para IndyCar.

"Hace muchos años dejé de intentar entender o resolver el problema del automovilismo deportivo", expresó Bell. "Estoy resignado al hecho de que si salgo y gano esta maldita carrera, todo lo demás quizá se arreglé solo".

El directivo Randy Bernard, traído de la serie Professional Bull Riders para que animara algo la IndyCar, ha mostrado su ingenio para la reorganización.

Uno de sus cambios, las reanudaciones de la competencia en doble fila, provocó la ira de los pilotos.

Los pilotos consideran este tipo de reanudaciones impropias para bólidos de alta velocidad con neumáticos descubiertos, que no pueden colisionar con los demás como ocurre en otras categorías.

Tagliani, quien ganó de manera sorprendente el puesto de privilegio, ha sido uno de los más críticos. El piloto canadiense expresó temor de que la carrera del domingo resulte en un festival de choques.

Incluso fue más allá, al plantear la posibilidad de que los restos salgan disparados hacia las gradas y lesionen a algunas de las 200.000 personas que se prevé asistirán a la competición.

"No quiero ser responsable de eso", expresó el piloto. "Si nuestros neumáticos se tocan cuando vayamos pegados con otros, habrá vuelcos súbitos de coches".

___

Paul Newberry está en twitter como @pnewberry1963