El papa Benedicto XVI, quien fue obligado a unirse a las juventudes nazis de Hitler cuando era niño, hizo una mención inusual sobre la vida en Alemania bajo los nazis, calificándola como "época oscura".

El pontífice alemán de 84 años se remontó a hace 70 años, un tiempo "ya marcado por la guerra" y en el cual Adolf Hitler "ya había subyugado" un país tras otro, incluidos Polonia, Dinamarca, Bélgica, Holanda, Luxemburgo y Francia.

Benedicto señaló que "parecía que el continente estaba en las manos de este poder, el cual puso en duda el futuro de la cristiandad".

El Papa habló así durante una audiencia el sábado en el Vaticano con miembros de un grupo católico alemán de Regensburg, al cual ingresó cuando tenía 14 años de edad.

Los comentarios de Benedicto XVI realizados de improviso fueron reportados por Radio Vaticano.