Brasil debe acelerar el ritmo de trabajos a fin de tener listos sus aeropuertos a tiempo para la Copa Mundial de 2014, dijo la ministra de planificación Miriam Belchior.

Agregó, sin embargo, que pese a que Brasil está retrasado en la preparación de los aeropuertos para el gran acontecimiento futbolístico, confía en que la intervención del gobierno permitirá la implementación de la estructura necesaria para el certamen.

"Estamos apurados en la cuestión de los aeropuertos", admitió Belchior el viernes a la Agencia Brasil, el servicio noticioso oficial. "Pero creemos en que las acciones que estamos tomando en los aeropuertos críticos nos permitirán completar las obras necesarias para diciembre de 2013".

Para acelerar los trabajos y asegurar que las renovaciones se completen a tiempo, el gobierno anunció recientemente que las mejoras en los aeropuertos estarán abiertas a inversiones privadas.

Los comentarios de la ministra tuvieron lugar horas después que la FIFA dijo que seguía preocupada por la situación de los aeropuertos brasileños y que les comunicó a las autoridades del gobierno la necesidad de mejorarlos.

"Es cierto que las obras no progresan tan bien como quisiéramos", dijo Belchior, y agregó que las demoras han obligado al gobierno a tomar medidas para reencaminar los trabajos. "Nuestros desafíos en transporte van más allá de las necesidades para la Copa Mundial. Se trata de afianzar el desarrollo nacional después del acontecimiento que sólo durará un mes".

La FIFA dijo que Brasil está generalmente a tiempo con sus preparativos para la Copa Mundial, pero destacó "las preocupaciones relativas a las operaciones y capacidades de los aeropuertos, como también la infraestructura del transporte". El secretario general Jerome Valcke consideró crucial que las ciudades sedes tengan una infraestructura adecuada para acomodar a decenas de miles de espectadores a los partidos. Se esperan unos 600.000 visitantes para la Copa Mundial.

Los aeropuertos brasileños son anticuados y atestados, y las demandas de los pasajeros han aumentado significativamente a causa de la firme economía de la mayor nación latinoamericana.

Además de abrir las mejoras de los aeropuertos a inversiones privadas, Brasil también creó un ministerio de aviación civil para supervisar la agencia nacional de aviación civil y la autoridad nacional de aeropuertos.

Las inversiones de infraestructura en Brasil para el Mundial ascenderán a casi 20.000 millones de dólares, incluso unos 3.000 millones en aeropuertos.

Brasil también será sede de la Copa Confederaciones en 2013 y los Juegos Olímpicos del 2016 en Río de Janeiro.

___

Tales Azzoni está en Twitter en http://twitter.com/tazzoni