El Vaticano invitó a expertos sobre el sida de todo el mundo a un simposio de dos días sobre las medidas para prevenir el contagio por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) y para cuidar a personas infectadas con el virus.

Las conferencias se realizan pocos meses después de que el Papa acaparó titulares por sus comentarios en torno al uso de preservativos y el sida.

Los organizadores indicaron que el simposio del viernes y el sábado no cuestionará la enseñanza tradicional de la Iglesia Católica, que se opone a la anticoncepción artificial.

En días previos a la conferencia, el diario del Vaticano publicó una serie de artículos que refuerzan la postura de la Iglesia de que las mejores maneras de evitar contagios por VIH son la abstinencia y la fidelidad en el matrimonio.

Sin embargo, los comentarios del año pasado hechos por el Papa Benedicto XVI sobre el uso del condón por parte de prostitutas infectadas con VIH parece haber eliminado un tabú de la Iglesia Católica que en cierta manera prohibía la discusión pública en cuanto a sí los condones siquiera serían efectivos para reducir el contagio por VIH.

Entre las personas que hablarán en el simposio, organizado por el Consejo Pontificio para los Trabajadores de Servicios de Salud, están algunas que respaldan firmemente el uso del preservativo como manera de evitar el contagio por VIH.

Entre ellos se encuentra el doctor Michel Sidibe, director ejecutivo de UNAIDS, un organismo de las Naciones Unidas que afirma que los condones son una parte "integral y esencial" en los programas de prevención de la enfermedad. El organismo de la ONU también considera que los programas deben incluir educación sobre las ventajas de aplazar el inicio de la vida sexual, limitar el número de parejas sexuales y mantener la fidelidad en el matrimonio.