El presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el colombiano Luis Alberto Moreno, afirmó hoy en Buenos Aires que sería "muy bueno" que un latinoamericano suceda a Dominique Strauss-Kahn al frente del Fondo Monetario Internacional (FMI).

"Sería muy bueno para nuestra región latinoamericana tener un latinoamericano" al frente del FMI, señaló Moreno durante una rueda de prensa en la capital argentina, tras la presentación del libro "La década de América Latina y el Caribe", de su autoría.

El presidente del BID destacó además la candidatura del gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, quien, consideró, "tiene todas las condiciones académicas y conoce muy bien el fondo".

"Si hay una experiencia en crisis financieras, ella está en los tecnócratas latinoamericanos. (Carstens) cumple todas las condiciones", precisó Moreno en un hotel porteño.

Deseó además que "todos los países emergentes tengan la capacidad de encontrar un candidato de consenso" ya que "sería parte de la solución de cómo llegar a tener un director que provenga de una geografía diferente".

También resaltó "la gran labor" y la flexibilización de las políticas del FMI que llevó adelante Stauss-Kahn, quien renunció a la dirección del organismo en medio de un escándalo de abuso sexual.

DSK, como es conocido por sus iniciales el político y economista francés, se encuentra bajo arresto domiciliario en Nueva York, donde está acusado de abuso sexual e intento de violación a una empleada del hotel en el que se alojaba el pasado 14 de mayo, cargos por los que podría enfrentar hasta 25 años de cárcel en Estados Unidos.

La repentina salida de Strauss-Kahn como director gerente del FMI ha despertado la pugna de poder latente en el seno del organismo internacional entre los países emergentes y los avanzados.

Los países emergentes, que llevan años exigiendo mayor representación en el FMI con el argumento del creciente peso mundial de las economías en desarrollo, han visto ahora la oportunidad para desafiar la tradición no escrita que concedía que el director del organismo multilateral fuera un europeo.

El ministro argentino de Economía, Amado Boudou, consideró hoy "interesante" la posición de los países emergentes, aunque opinó que el reemplazo de Strauss Kahn "es un proceso que está comenzando" y "lo importante es que el consenso sea lo más amplio posible y no haya una disputa" por la dirección del Fondo Monetario.

Europa respaldó en los últimos días la candidatura de la actual ministra de Finanzas francesa, Christine Lagarde, para suceder a Strauss-Kahn, mientras que desde el grupo de los emergentes también han comenzado a conocerse los nombres de candidatos como Carstens o el director del Banco Nacional de Kazajistán, Grigori Márchenko.