Los bancos de la Unión Europea podrían escapar a algunas de las exigencias de capital del acuerdo Basilea III de aprobarse un proyecto de ley en discusión en Bruselas, informa hoy el diario Financial Times.

El borrador del proyecto de ley, de más de 500 páginas, que no es aún oficial, permite a los bancos de la UE contar como reservas de capital una parte mayor del correspondiente a sus filiales de seguros de lo que establece el Basilea III.

Asimismo permite a algunos bancos seguir emitiendo capital híbrido -acciones preferentes y otros instrumentos de la deuda- durante más tiempo de lo proyectado, dice el periódico.

Los grandes bancos franceses o británicos como Société Générale, BNP Paribas y el Lloyds Banking Group tienen divisiones de seguros, que se beneficiarían enormemente de esa excepción.

El Comité de Basilea sobre Supervisión Bancario exigió en una reunión celebrada el año pasado a los bancos mantener reservas de capital propio, lo que se conoce como "core tier one", equivalentes al 7 por ciento de sus activos ajustados según el riesgo.

Pero los reguladores nacionales y la Comisión Europea son los encargados de hacer cumplir esos requisitos.

Uno de los reguladores involucrados dijo al Financial Times que si se permiten las citadas excepciones, ello "constituiría una violación del acuerdo global" y minaría los esfuerzos internacionales para hacer más seguro el sector.

El acuerdo Basilea III limita el uso del capital de las divisiones de seguros a un 10 por ciento del total y obliga a los bancos a reducir gradualmente su dependencia del llamado capital híbrido, que demostró su inutilidad a la hora de absorber las pérdidas en la pasada crisis financiera.

Además prohíbe que los bancos cuenten como capital los instrumentos híbridos emitidos tras el anuncio, el año pasado, de las nuevas normas de capital del Basilea III.

Las enmiendas de la UE a las "directiva sobre requisitos de capital" permitiría a los grupos financieros utilizar otro método de calcular su capital y de hecho no respetaría el límite del 10 por ciento para los activos en seguros.

El borrador dice que los bancos podrían contar como capital los híbridos emitidos hasta que la Comisión haga oficiales las enmiendas, algo que podría ocurrir en julio.

Ello beneficiaría, según el Financial Times, a los bancos europeos que han seguido emitiendo híbridos pese a que esos instrumentos deben desaparecer gradualmente.