Los bancos de desarrollo apoyarán con más de 20.000 millones de dólares (14.140 millones de euros) entre 2011 y 2013 las reformas económicas y democráticas de Egipto y Túnez, según el borrador de la declaración final de la cumbre del G8.

En los 20.000 millones, que aportarán en forma de crédito el Banco Mundial, el Banco Europeo de Inversiones, el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo y el Banco Islámico, no está incluida la ayuda ya comprometida por la Comisión Europea.

El Ejecutivo comunitario ha incrementado en 1.200 millones de euros la dotación para donaciones en su llamada "Política de Vecindad" hasta 2013, con un monto global de 7.000 millones de euros.

Los países del G8 se han comprometido también a aumentar las ayudas de manera bilateral, aunque sin concretar cifras.