Embarcaciones patrulleras de las fuerzas militares rescataron a cientos de migrantes que habían salido del norte de Africa por mar, luego que se reanudaron las riesgosas travesías ante las mejores condiciones meteorológicas.

La policía paramilitar de la frontera informó que fueron interceptados 247 migrantes, incluidos cinco niños y una mujer embarazada que viajaban en una patera. Todos fueron trasladados a la pequeña isla de Lampedusa.

En otra operación realizada el viernes, unos 300 migrantes fueron sacados de una embarcación, que se hundió inmediatamente después del rescate, entre Sicilia y la costa norafricana.

Decenas de miles de migrantes han llegado a las costas italianas en embarcaciones de contrabandistas, desde las costas de Libia y Túnez, para huir de los hechos de violencia ocurridos este año en esos países. El número de llegadas descendió en la última semana, pero las aguas más tranquilas han provocado que se reanuden las travesías.

Italia deporta a cualquier inmigrante que no está en condiciones de solicitar asilo o que no se ha contratado previamente en un empleo en Italia.