Los consumidores estadounidenses gastaron más en abril, pero mucho de ese incremento fue para cubrir el mayor precio de los alimentos y de la energía, informaron el viernes autoridades.

Descontando el aumento en los precios, el consumo apenas se movió y los ingresos después de impuestos se mantuvieron sin cambios por segundo mes consecutivo.

El gasto del consumidor aumentó 0,4% el mes pasado, reflejando un aumento en la categoría que cubre alimentos y gasolina, áreas que experimentaron fuertes incrementos, reportó el Departamento de Comercio. Excluyendo los cambios en los precios, el gasto del consumidor subió apenas 0,1%.

Los ingresos crecieron 0,4%, pero después de impuestos y ajustados por inflación se mantuvieron sin cambios por segundo mes al hilo.

Los analistas temen que el magro crecimiento salarial y los aumentos en gasolina y alimentos dejen a los consumidores con poco dinero paga gastar en otros productos, lo que podría obstruir el crecimiento económico.

El gasto del consumidor representa 70% de la actividad económica.