Los tornados e inundaciones que devastaron partes del sur y el medio oeste del país también han golpeado las economías locales, anegando tierras de cultivo, suspendiendo la operación de fábricas y desestabilizando la producción de electricidad.

Y sin embargo, para la economía estadounidense en general el daño será escaso. Como máximo, los desastres podrían restar una décima de punto porcentual del crecimiento económico nacional en el trimestre abril-junio, calculó el economista Mark Vitner, de Wells Fargo.

"Es tan pequeño que no se va a notar", señaló Patrick Newport, un economista de IHS Global Insight.

Otros expertos, empero, advierten que la temporada de tornados no ha terminado, y que la temporada de huracanes no ha llegado aún. Desastres importantes adicionales podrían comenzar a pesar en la economía de Estados Unidos.

Pronósticos previos calculan que la economía crecerá a una tasa anualizada de entre 2,5 y 3% en el período abril-junio. Ese es un ritmo relativamente débil que no detonaría un crecimiento robusto en el mercado laboral. No obstante, es superior al crecimiento de 1,8% reportado el jueves por el gobierno para el trimestre enero-marzo. Los desastres naturales no han llevado a los economistas a reducir sus pronósticos para el lapso abril-junio.

"Este es un año extremo", dijo Tom Larsen, vicepresidente senior de Eqecat, una empresa que calcula el impacto de catástrofes para compañías de seguros y agencias de gobierno. "Si se detuviera en este momento, sería un acaecimiento de una vez cada 25 ó 50 años".

Pero Larsen no espera que se detenga. "Habrá más tornados y más daños de propiedad", agregó.

Típicamente el daño causado por tornados es más concentrado que el daño ocasionado por huracanes poderosos, como Katrina, dicen economistas. El tornado que devastó el domingo Joplin, Misurí, probablemente no disminuirá demasiado la economía general del estado, dijo Ben Kanigel, un economista asociado de Moody's Analytics. Eso se debe a que Joplin representa sólo cerca de 2% de la producción económica de Misurí.

Larsen calcula que el tornado de Joplin, el más mortífero en Estados Unidos en más de seis décadas, y los tornados de finales de abril que dañaron partes de Alabama y otros seis estados del sur del país podrían causar más de 8.000 millones de dólares en pérdidas. Su compañía no ha realizado todavía un cálculo similar por las inundaciones del Misisipí.

Aunque es un golpe para las áreas locales, 8.000 millones de dólares en pérdidas difícilmente afectarían a la economía nacional que produce aproximadamente 15 billones de dólares anuales en bienes y servicios. Estados Unidos es la economía más grande del mundo.