El gobierno dispuso ampliar sus medidas para facilitar el trabajo independiente, que incluye otorgar exoneraciones impositivas, flexibilidad para pequeños restaurantes y hasta la posibilidad de arrendar a particulares espacios estatales actualmente improductivos.

El periódico oficial Granma dio cuenta el viernes de algunas nuevas reglas para los emprendedores que fueron tomadas en una reunión del Consejo de Ministros realizada a mediados de mayo con el objetivo de hacer un balance de la marcha de la reforma laboral iniciada a fines del 2010 por el presidente Raúl Castro.

Según el rotativo, a mediados de mayo había unos 314.000 licencias otorgadas, de las cuales según se dijo en informaciones precedentes 100.000 eran anteriores al proceso impulsado por el mandatario.

"A medida que aumenta el número de trabajadores en esta alternativa de empleo... son analizadas las experiencias de su implementación, se hace necesario continuar adoptando y poniendo en práctica medidas que faciliten su ejercicio", expresó Granma.

En el transcurso de los próximos dos meses estas nuevas reglas cobrarán valor legal, explicó el rotativo.

La reunión del Consejo de Ministros fue a puertas cerradas y los pocos detalles que se conocen de las normativas son las que dio una breve nota televisiva la semana pasada y las que hasta ahora ofrece Granma.

Uno de los elementos mencionados fue la de extender la autorización para la utilización de trabajadores contratados a todas las actividades y "exonerar durante el año 2011" del pago de impuestos a los empleadores.

De la misma manera queda eliminada la obligatoriedad de afiliarse a la seguridad social para las mujeres de más de 60 años y los hombres de más de 65.

En algunos casos se dispuso rebajar las cuotas mínimas de impuesto (como el "arriero" que ahora pagará como impuesto mensual 30 pesos cubanos --1,25 dólares--) o de plano exonerarlos de su abono (como a los carretoneros) en el 2011.

Para algunas actividades se dispuso elevar los deducibles hasta el 40% de sus gastos anuales, mientras se amplió el listado de las actividades permitidas en tres más, informó Granma, por lo que serán 181 las categorías para las cuales el gobierno dará autorización a los cubanos.

Además, las autoridades acordaron "identificar aquellos locales con un bajo nivel de actividad, fundamentalmente en el sector gastronómico, que mejor rendirían si fueran arrendados a trabajadores por cuenta propia", así como ampliar los permisos para que los restaurantes familiares o "paladares", como se los conoce en la isla, pasen de tener 20 a 50 sillas.

El rotativo reconoció la necesidad de un mercado mayorista para los nuevos emprendedores, pero indicó que por el momento no se abrirá esta posibilidad y en cambio el país dispondrá de unos 120 millones de dólares para asegurar los insumos necesarios a este sector.

"Los acuerdos enunciados constituyen decisiones que en su esencia no sorprenden: todos forman parte de una política manifiesta de optimizar y agilizar los más serios propósitos, de allanar el ascenso del trabajo por cuenta propia como una alternativa de empleo, tal y como se planteó en el sexto Congreso del Partido", manifestó Granma.