La cifra de muertes causadas por el enorme tornado que devastó la ciudad de Joplin la semana pasada llegó a 132 el viernes, dijo una portavoz de la ciudad, al tiempo que el estado trataba de depurar la lista de personas reportadas como desaparecidas desde la tormenta.

Lynn Onstot confirmó la nueva cifra a The Associated Press poco antes de que las autoridades del estado anunciaran que la lista de desaparecidos era ahora de 156.

Las autoridades trabajan sin descanso para determinar el paradero de las personas en la lista, dijo la subdirectora del Departamento de Seguridad Pública, Andrea Spillars, en conferencia de prensa matutina.

Al menos 90 personas de la lista de desaparecidos original habían sido localizadas con vida, pero que seis estaban entre los fallecidos y que se añadieron otros nombres, agregó.

Las autoridades consideran que muchos de los desaparecidos están vivos y sanos, pero simplemente no han logrado ponerse en contacto con sus amigos y parientes debido, en parte, al funcionamiento esporádico de la telefonía celular.

Sin embargo, advirtieron sobre la posibilidad de que hayan perecido durante el temporal algunas de las personas puestas en la lista original de desaparecidos.

Los equipos de búsqueda y rescate continúan sus labores sin arredrarse. Un total de 600 voluntarios y 50 grupos con perros adiestrados reanudaron sus actividades

Las estadísticas relacionadas a la tormenta del domingo son impresionantes. El tornado, un monstruo de categoría EF5 con vientos de 321,8 kph (200 mph), causó el mayor número de muertos en más de seis décadas en la nación. Poco más de 900 personas resultaron heridas.

Al menos 19 cadáveres fueron identificados y entregados a las familias correspondientes, dijo Spillars. La cifra supone una fracción del total de muertos.

La identificación de los fallecidos ha sido lenta debido a que las autoridades adoptaron precauciones adicionales debido a que una mujer se equivocó y señaló a una de las víctimas fatales como su hijo durante las horas de caos que siguieron a la devastación del tornado.