El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, afirmó hoy que "haremos todo lo posible para que no haya una suspensión de pagos" de Grecia, y se mostró convencido de que las autoridades de ese país tomarán las medidas para cumplir con sus compromisos.

"Confiamos en que Grecia tomará todas las medidas y todas las reformas para que se cumplan todos los compromisos" que asumió el pasado año, señaló Van Rompuy en conferencia de prensa momentos antes del inicio de la cumbre del G8 en Deauville (Francia).

Recordó que actualmente hay una misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) y de la Comisión Europea en Atenas para diseñar "una trayectoria" que permita que Grecia respete esos compromisos.

A una pregunta sobre si van a solicitar el respaldo de Estados Unidos para garantizar la implicación del fondo en el salvamento de Grecia, respondió que "necesitamos todo el apoyo del FMI"

El presidente del Consejo Europeo puntualizó que en la cumbre del G8 -que se prolonga hasta mañana- "no estamos para elaborar soluciones para la zona euro" que se discuten en el marco europeo, sino sólo para presentar la situación a los países participantes (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, Reino Unido y Rusia).

Más allá del caso griego, Van Rompuy puso el acento en que "la economía europea se recupera" y que tanto este año como el próximo crecerá a un ritmo en torno al 2 %.

Señaló que sólo dos de los países de la UE que van a seguir en recesión este año, en alusión a Grecia y Portugal, que no citó explícitamente.

La situación económica y las perspectivas de evolución constituyen el menú del almuerzo con el que se abre la cumbre del G8.

Precisamente durante el almuerzo el primer ministro japonés, Naoto Kan, debe dar cuenta de las consecuencias del tsunami que sacudió su país en marzo pasado.