Joaquín Sabina reveló el jueves que temió por su salud, pero aseguró que tras una semana de reposo absoluto se siente mejor y podrá ofrecer en octubre su primer gira de conciertos por Estados Unidos, postergada cinco meses por recomendación de sus médicos.

"Sí, tuve miedo porque llevaba cuatro días seguidos con un dolor en el estómago y el dolor no se iba", recordó Sabina, de 62 años, sobre lo que sintió hace menos de dos semanas, días antes de que debía iniciar sus conciertos de finales de mayo por Los Angeles, Miami y Nueva York.

Al darse cuenta que el dolor no cedía, acudió al médico, quien le dijo que "lo que tenía no era muy muy grave, pero sí lo suficientemente delicado como para cuidarse un poquito", explicó el cantautor español en una teleconferencia que ofreció desde Madrid a una decena de periodistas que acudieron al Centro Cultural de España en Miami.

El diagnóstico: diverticulitis aguda, una infección e inflamación en la última parte del intestino grueso.

La receta médica: reposo domiciliario absoluto de seis semanas, dieta de alimentos saludables, prohibición de subir a un avión.

Y eso es lo que Sabina ha estado haciendo.

Su primera salida a la calle desde que los médicos le detectaron la infección la semana pasada fue el jueves: acudió a un control hospitalario y a una oficina céntrica de Madrid para realizar la teleconferencia.

"Yo estoy bien. Ya no me duele el estómago, lo que ocurre es que no puedo ni moverme mucho ni romper la dieta", expresó Sabina.

Dijo que mientras está en su casa, lee libros de historia contemporánea y literatura, se enoja con la televisión y escribe.

El cantautor español, que lucía una camisa negra de mangas cortas y un sombrero de paja beige con un lazo negro a su alrededor, se veía relajado y con su típica ironía hizo reír en más de una oportunidad a los periodistas que lo entrevistaban.

"No deja el médico hablar de eso", expresó cuando le preguntaron sobre sus amores actuales, desatando carcajadas en Miami. "Me ha dicho haz el amor, pero te prohibo hablar de él", aseguró, evadiendo así la respuesta.

Los conciertos de la gira "El penúltimo tren" fueron aplazados hasta finales de octubre: el 16 en Nueva York, 20 en Miami, y 23 en Los Angeles.

Los que planeaba ofrecer en México se realizarán entre el 28 de octubre y el 13 de noviembre, dijo el representante de Sabina, José Emilio Navarro.

"Ha sido todo una desgracia. Los que más tristes estamos somos nosotros, que podríamos estar en Miami ahora en lugar de Madrid", dijo Sabina, carrera de más de 30 años se ha desarrollado casi exclusivamente en España y Latinoamérica.

"Con un gran dolor en mi corazón no hemos podido debutar" en Estados Unidos, manifestó el cantante, quien se declaró "absolutamente analfabeto" en la tecnología y confesó que no tiene computador ni teléfono.

Aseguró, no obstante, que ha firmado un contrato para cumplir con sus conciertos en octubre.

"Es la primera vez que suspendo una gira por motivos de salud. El médico dice que no habrá ningún problema", señaló el autor de "Y nos dieron las diez" y "Medias negras".

Fueron sus primeras declaraciones públicas tras la postergación de la gira.

Durante la conferencia de media hora, Sabina abordó también preguntas relacionadas con la política y el deporte, aunque aclaró que no era especialista de esas áreas.

Dijo que se sentía "solidario" con los cubanos que viven en Cuba, en Miami y en Madrid, y también habló sobre los inmigrantes indocumentados que viven en Estados Unidos.

"Yo no creo que sean ilegales", manifestó cuando le preguntaron su posición sobre la inmigración ilegal.

"La declaración Universal de los Derechos del Hombre firmada por casi todos los países dice que cualquiera tiene derecho a vivir en un pedazo de tierra donde sea. Y cualquiera tiene derecho a cambiar de país y a emigrar", aseguró.

Y rápidamente agregó: "Eso vale también para Cuba".

Sabina, quien dijo que como fanático del Atlético de Madrid apoya al Barcelona en la final de la Liga de Campeones que disputará el sábado con el Manchester United, aseguró que en su carrera artística no se ha fijado metas.

"No quiero llegar a ningún lado. No estoy obsesionado con una carrera ni con el éxito. Al contrario, muchas veces es un fardo que llevo a cuestas y que pesa", sostuvo.

___

En internet: http://www.jsabina.com/

___

Gisela Salomón está en Twitter como @giselasalomon