El ex presidente Alejandro Toledo expresó el jueves su respaldo y el de su partido a la candidatura del ex militar izquierdista Ollanta Humala, pero afirmó que no se trata de un cheque en blanco y que se mantendrá vigilante.

En nombre de su partido Perú Posible, Toledo dijo que al asumir esta posición buscan dar tranquilidad a quienes sienten "zozobra" de votar por Humala, un ex teniente coronel del ejército, que despierta dudas respecto de sus convicciones democráticas y por su visión contraria al modelo económico neoliberal aplicado en Perú con éxito en los últimos 10 años.

Sin embargo, Toledo y su partido consideran que votar por Keiko Fujimori, hija del ex presidente Alberto Fujimori, sería "regresar a la década oscura de los 90". Fujimori cumple una condena de 25 años de prisión por violaciones a los derechos humanos y delitos de corrupción cometidos durante la década de su gobierno.

"El Perú tiene que tomar decisiones, se que ésta es una decisión difícil y costosa, pero hay momentos en que la decisión es inevitable", dijo Toledo en conferencia de prensa respecto de la segunda vuelta presidencial el 5 de junio.

El ex mandatario dijo que creía que Humala había evolucionado con respecto a su primera postulación a la presidencia en 2006 cuando defendía un cambio radical del modelo económico, no obstante dijo que existían "dudas" respecto de él, y por eso se mantendrán como "celosos vigilantes de la democracia y de la inversión privada y pública".

Humala recibió la semana pasada también el respaldo del Nobel de Literatura 2010, Mario Vargas Llosa.

Toledo también fue candidato en los comicios presidenciales del 10 de abril, en los que quedó en cuarto lugar.