El costo de hacer una llamada telefónica o de enviar dinero a Haití está a punto de subir, porque el nuevo presidente del país caribeño está imponiendo tarifas a fin de recaudar dinero para cumplir su meta de educación gratuita.

El presidente Michel Martelly dijo que las nuevas tarifas entrarán en vigencia el mes próximo. Haití impondrá un cargo de 1,50 dólares por transferencias electrónicas de dinero y otro de 5 centavos por minuto en las llamadas telefónicas al país. Los haitianos que residen en el extranjero pagarán probablemente la mayor parte de esas tarifas.

Martelly dijo en una conferencia de prensa que las cuotas generarán 144 millones de dólares en los próximos cinco años, a fin de pagar proyectos educativos.

Los emigrantes haitianos envían cerca de 1.500 millones de dólares anuales en remesas a sus parientes en la nación. Las transferencias de dinero representan alrededor del 26% del producto interno bruto.