LeBron James, Dwyane Wade y Chris Bosh se unieron con la intención de ganar un campeonato en la NBA, y ahora se ganaron la oportunidad de disputarla.

James anotó 28 puntos, Wade agregó 21 y el Heat de Miami eliminó el jueves a Derrick Rose y los Bulls de Chicago con una victoria de 83-80 en el quinto partido de la final en la Conferencia del Este.

James y Wade estuvieron simple y sencillamente espectaculares en el cierre del encuentro, al anotar cada uno ocho puntos durante una ofensiva de 18-3 al tiempo que Miami esfumó un déficit de 12 puntos para conquistar la serie.

"Tuvimos que sobreponernos a muchas adversidades", dijo el entrenador de Miami Erik Spoelstra. "Esos problemas que enfrentamos en marzo, cuando perdimos cinco partidos consecutivos — todos, encuentros cerrados, en donde no ejecutamos bien al final y no fuimos capaces de llevarnos los partidos — nos ayudó. Así como fue de doloroso, tuvimos que enfrentar ese fuego juntos para ser capaces de ganar la confianza de que podemos tener éxito ahora en la postemporada".

Ahora, el Heat se dirige a la final de la NBA por primera vez desde el 2006 y, en un giro con visos de revancha, enfrentarán a los Mavericks. En su anterior encuentro en esas circunstancias, Wade lideró y Miami derrotó a Dallas para conseguir el campeonato. En esta ocasión, James y Dirk Nowitzki van por sus primeros anillos.

El Heat será el anfitrión en el primer encuentro de la final el martes en la noche.

Para los tres grandes de Miami, este era el plan desde el inicio. El Heat enfrentó ciertas dificultades en el camino, pero ya están en la final.

Acaban de eliminar al equipo que tuvo más victorias en la temporada, que tuvo en Rose al jugador más valioso y suprimieron las expectativas de Chicago como nunca ocurrió en la época en que Michael Jordan y Scottie Pippen acumularon campeonatos.

Rose lideró a Chicago con 25 puntos pero sólo encestó 9 de 29 tiros. Le cometió falta a Wade en una jugada clave de cuatro puntos y falló el tiro libre que les hubiera dado el empate con 26,7 segundos por jugarse.

"Al final, es mi culpa", dijo Rose. "Pérdidas de balón, tiros fallados, faltas. La serie se acabó".

James tuvo 11 rebotes y seis asistencias. La ofensiva tardía de Wade ayudó a olvidar sus nueve balones perdidos. Bosh sumó 20 puntos y 10 rebotes, en lo que fue una dramática victoria del Heat.

Parecía que los Bulls iban bien con una ventaja de 77-65 con tres minutos por jugarse, pero Wade empezó la reacción con una ofensiva que arrancó con un enceste. Un triple de James puso a Miami a 77-72 con 2:07 por jugarse. Entonces Rose anotó con un giro en la línea, pero luego cometió falta sobre Wade cuando encestó un triple que se convirtió en jugada de cuatro puntos.

Al final, Rose pudo empatar la pizarra con un triple, pero fue bloqueado por James mientras lo ayudaba Udonis Haslem con un doble marcaje sobre Rose y se agotó el tiempo.

"Creo que la experiencia ayuda", dijo el entrenador de Chicago Tom Thibodeau. "Dicho eso, todos estos partidos terminaron... Esta noche, tuvimos la ventaja y no la pudimos mantener. Espero que aprendamos de esto y sigamos adelante. Yo creo que uno usa esta experiencia para impulsarnos y mejorar para el próximo año".