Una coalición de músicos demandó que la Academia de Grabaciones restaure más de 30 categorías eliminadas de los Premios Grammy, diciendo que las reducciones se concentran injustamente en la música de las minorías étnicas y fueron hechas sin consultar a miles de miembros.

Una protesta estaba planeada para el jueves en Beverly Hills, California, en una reunión de la junta de la academia. Es parte de una campaña lanzada por aquellos molestos por la decisión el mes pasado de reducir las categorías en los Grammy, de 109 a 78.

El presidente y director ejecutivo de los Grammy, Neil Portnow, dijo que los cambios entrarán en vigor para los premios del 2012. Llamó a los disidentes a trabajar con la academia, que examinará el efecto de los cambios para los premios del 2013.

Pero los críticos esperan que el proceso pueda ser revertido antes de la ceremonia de los Grammy del año próximo si al menos un miembro de la junta le pide a la academia que reconsidere su decisión.

"Con suerte, durante ese tiempo, alguien se va a levantar y va a ser lo suficientemente valiente como para hacer eso", dijo el percusionista Bobby Sanabria, cuatro veces nominado a un Grammy en la categoría de jazz latino, una de las eliminadas, y líder del movimiento contra los cambios, en una entrevista el miércoles.

"Él (Portnow) se está mostrando arrogante cuando dice que decisión es definitiva, cuando tenemos la oportunidad de restaurar esas categorías", dijo Sanabria, que ha pedido la renuncia de Portnow y la junta de administración.

La academia anunció los cambios el 6 de abril. El paso se produjo luego de más de un año de examen de la estructura de los premios, la primera en los 50 años de los Grammy. Portnow dijo en aquel entonces que los cambios harían los Grammy más competitivos, y los premios más codiciados.

Pero el paso molestó a muchos miembros de la academia, que fueron sorprendidos por el anuncio.

Paul Simon le escribió una carta a Portnow en la que le pidió que reconsiderase, diciendo: "Pienso que la academia no le ha hecho justicia a muchos músicos talentosos al combinar tipos de música previamente separados en categorías abarcadoras confusas ... Ellos merecen los reconocimientos separados en los Grammy que han tenido hasta que este cambio los eliminó".

Carlos Santana y su esposa, la música Cindy Blackman Santana, escribieron también una carta de protesta a la academia, diciendo: "Eliminar el jazz latino y otras categorías es una enorme injusticia para músicos brillantes que mantienen viva la música para sus seguidores, jóvenes y viejos ... Nosotros protestamos contra esa decisión y le pedimos que represente todos los colores del arco iris de la música".

Sanabria, que ha trabajado con músicos como Dizzy Gillespie, Eddie Palmieri, Paquito D'Rivera y Arturo O'Farrill, dijo que la música de las minorías fue especialmente afectada, y dijo que se trata de "una forma sutil de racismo".

Portnow, en una entrevista esta semana, dijo que entiende las frustraciones de los afectados. Pero negó muchas de las aseveraciones de Sanabria, incluyendo la idea de que categorías minoritarias sufrieron el mayor peso de los recortes.

"En la ceremonia de premios de este año hubo 34 categorías de las corrientes dominantes. El año próximo habrá 20. Esa es una reducción significativa. En las categorías de músicas de minorías, hubo 71. El año próximo habrá 54", dijo, subrayando que las categorías principales fueron porcentualmente más afectadas.