Frío, viento, una tortícolis, un desfile de lanzadores rivales. Nada pudo el jueves sacar de concentración al venezolano Carlos Zambrano, ni en el montículo ni en el plato.

Zambrano lanzó durante seis herméticas entradas, se fue de 3-3 e impulsó una carrera para ayudar a los Cachorros de Chicago a vencer 9-3 a los Mets de Nueva York en otra fea noche en el estadio Wrigley.

"A pesar del clima, el día terminó con mucha diversión", dijo el manager de los Cachorros, Mike Quade.

Zambrano (5-2) permitió dos carreras — una limpia — en seis hits y dio dos bases por bolas para conseguir su primer victoria en este estadio desde septiembre pasado.

"Sin importar cómo esté el clima, el juego de Zambrano es muy simple", dijo el receptor de Chicago Koyie Hill.

"Va a salir y lanzar un sinker, va a lanzar alguna pelota lenta para mantenerlos alejados del sinker", agregó.

"Hizo un buen trabajo allá afuera, manteniendo la pelota en control y consiguiendo algunos outs importantes".

El dominicano Carlos Peña mantuvo la emoción para Chicago al conectar un jonrón de dos carreras en la cuarta. Fue su sexto cuadrangular del año y ha alcanzado base en 19 de sus últimos 20 partidos.

"A medida que las condiciones mejoren y el clima entibie, habrá más pelotas de esas saliendo del estadio", dijo Quade.

En otro partido en Filadelfia, una estupenda actuación del serpentinero Cliff Lee tanto con sus lanzamientos como con el bate le dio a los Filis la segunda victoria en menos 24 horas, después de que uno de sus peloteros de cuadro fuera el ganador del encuentro anterior.

Fue un día bizarro con 28 entradas, pues en su partido anterior, que terminó en la madrugada del jueves luego de 19 innings, el dominicano Wilson Valdez dejó la segunda base y terminó como el serpentinero ganador.

Lee impulsó tres carreras bateando un doble con bases llenas y un sencillo; trabajó ocho sólidas entradas y le dio a los Filis de Filadelfia una victoria de 10-4 sobre los Rojos de Cincinnati.

"Tiene un fuerte swing", dijo el manager de los Filis, Charlie Manuel. "Cuando puedes usar el bate, significa mucho. Realmente te puedes ayudar a ti mismo".

Y así lo hizo Lee en la serie final después del maratón de 19 entradas que terminó después de la 1 de la mañana, luego de seis horas 11 minutos y 600 lanzamientos, con ambos equipos jugando con poco descanso.

El abridor de lo Rojos, Homer Bailey, permitió cuatro carreras, cinco imparables y regaló un pasaporte en cuatro entradas. Se retiró de partido con espasmos en el hombro derecho sufridos durante una cuarta entrada al bate.

"Tuvo algo de incomodidad abanicando el bate para alcanzar una pelota", dijo el manager de los Rojos, Dusty Baker. "Después de eso su velocidad disminuyó. Hicimos que lo revisaran, pero no creo que sea serio".

En San Francisco, el venezolano Aníbal Sánchez lanzó pelota de cinco hits y le dio a los Gigantes la victoria 1-0 ante los Marlins de Florida, a pesar de que el equipo todavía lamentaba la pérdida de su receptor lesionado Buster Posey.

Es el tercer partido consecutivo que ganan.

"La barrida aquí contra un buen equipo es genial", dijo el manager de Florida, Edwin Rodríguez. "La parte mala fue lo que sucedió la otra noche. A parte de eso, unas tres buenas victorias".

Sánchez (4-1) ponchó a ocho y dio dos bases por bolas en el quinto partido completo de su carrera y el segundo en esta temporada.

"Me gusta la ciudad. Vinimos hace apenas un año. Traté de disfrutarlo", comentó al término del encuentro.

En los partidos de la Liga Americana, Baltimore le ganó 6-5 a Kansas City en 12 innings; Boston 14-1 a Detroit en ocho entradas; Oakland 4-3 a Los Angeles (Angelinos) y Chicago (Medias Blancas) 3-1 a Toronto.

En la Liga Nacional, Arizona derrotó por 6-3 a Colorado.