El presidente del directorio del Banco Central de Ecuador convocó el jueves a los países sudamericanos a prepararse para afrontar los efectos de una nueva crisis económica mundial, que empieza a revelarse en países europeos.

Consultado en el canal RTS sobre la nueva crisis que empieza a agudizarse en Europa, Diego Borja sostuvo que "fuimos una de las pocas voces que dijimos que la crisis (económica mundial) no había terminado en el 2009".

Agregó que "es indispensable para América del Sur, para la región... continuar con los esfuerzos que permitan proteger las economías... a la sociedad, a sus ciudadanos de los impactos de la crisis".

Borja recordó que la crisis ocasionó una baja en el precio del petróleo, las exportaciones de Ecuador y las remesas. "Hoy puede volver a suceder lo mismo, evidentemente", agregó.

El funcionario identificó al Banco del Sur, al Sistema Unico de Compensación Regional y al Fondo Común de Reservas, iniciativas de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) a la que pertenece Ecuador y que promueven que los recursos monetarios permanezcan en la región como instrumentos para proteger a Sudamérica de las consecuencias de una nueva crisis mundial.

"Estas iniciativas promueven una región Suramericana relativamente protegida, capaz de blindar de alguna manera las crisis que vienen de Europa y de Estados Unidos con sus respectivas monedas", aseveró Borja.

Aseguró que la debilidad económica de la región fue causada por el Fondo Monetario, el Banco Mundial y la Organización Mundial de Comercio porque propiciaron "el neoliberalismo que destrozó la institucionalidad estatal latinoamericana durante 20 o 25 años".

Añadió que "a nivel nacional y a nivel regional estamos reconstruyendo la institucionalidad quebrantada por el neoliberalismo".