Manchester United ha encontrado un equilibrio perfecto. Un mestizaje entre el orden táctico y la tradicional disciplina británicas y la anárquica improvisación del fútbol latinoamericano, cuyos máximos exponentes son el ecuatoriano Antonio Valencia y el mexicano Javier "Chicharito" Hernández.

El acento latino del enésimo proyecto de Alex Ferguson al frente de Manchester United es evidente. Y la aportación de las estrellas del continente americano puede ser decisiva en la final de la Liga de Campeones el sábado en Wembley. Porque hace falta una buena dosis de inspiración para desarbolar al Barcelona, que debe su éxito en una machacona posesión de balón desesperante para el rival.

De los 18 goles anotados por el equipo inglés en la presente Liga de Campeones, ocho pertenecen a jugadores latinoamericanos. Si además sumamos al portugués Nani (Luís Carlos Almeida da Cunha), cuyo fútbol se identifica más con la escuela brasileña, serían nueve. Es decir, la mitad.

"Antonio Valencia, Nani, Javier Hernández y (Wayne) Rooney son jugadores que crean y reparten juego, pero además marcan goles", dijo recientemente Ferguson. "Uno espera que su aportación en la final sea decisiva".

Además de "Chicharito" Hernández y Valencia, Man U también cuenta en su plantilla con los defensas brasileños Fabio y Rafael da Silva y el mediocampista Anderson. Cinco latinoamericanos, cuya contribución, a distinto nivel, ha sido decisiva durante toda la temporada.

Hernández, 22 años, es sin duda la sensación de los "Diablos Rojos". Sin experiencia alguna en Europa, el joven delantero mexicano ha irrumpido con fuerza en la aristocracia futbolística del viejo continente. Es el máximo goleador del club en la Copa de Europa, con cuatro goles, y suma 20 dianas en todas las competiciones.

"Chicharito" se ha olvidado de los llamados periodos de adaptación. Campeón de la liga Premier, podría completar una temporada de ensueño llevándose la máxima competición continental en el año de su debut.

"Ha crecido en la Premier porque es el primero que llega a trabajar y el último en irse. Es un jugador muy importante para nosotros", señaló Ferguson. "De suplente supo ganarse la titularidad con su trabajo. Ha crecido física y futbolísticamente, porque se ha preocupado de todos los aspectos".

"Con espacios, 'Chicharito' es un crack, es uno de los mejores jugadores del mundo", reconoció el técnico del Barcelona Pep Guardiola. "Es muy rápido, usa las dos piernas y es muy inteligente. Hay que resaltar el trabajo que hizo en tan poco tiempo", añadió el astro argentino del Barsa, Lionel Messi.

Si Hernández es el primer mexicano que llega a una final de la Copa de Europa, Valencia, de 25 años, es también el primer jugador ecuatoriano en alcanzar la instancia definitiva del torneo. La temporada del volante estuvo marcada por una grave lesión, de la que parece plenamente recuperado.

En septiembre, Valencia se rompió el tobillo en un partido de Liga de Campeones frente al Glasgow Rangers. Pero seis meses después, el ecuatoriano reapareció con fuerza. Ferguson lo definió como un futbolista que sabe mantener un buen equilibrio ofensivo y defensivo, gracias a su potencia y velocidad.

"Valencia tiene mucha influencia en el equipo", subrayó el técnico escocés. "Desde su lesión contra los Rangers, se ha dedicado a la recuperación, ha vuelto, ha añadido frescura, ha renovado el equipo, tiene capacidad de atacar y regatear".

"Esto es un sueño. Después de venir de una lesión tan larga y ahora encontrarme con una final es algo muy bonito", aseguró Valencia.

Anderson es otro de los hombres de Ferguson. A pesar de que su futuro en Inglaterra está en dudas y que no es titular indiscutible, el mediocampista brasileño de 23 años suma tres goles en la Liga de Campeones, empatado con un artillero de la talla de Rooney.

Pero Anderson destaca más en su inagotable despliegue defensivo en el centro del campo. Y la prensa británica no descarta que Ferguson tire del brasileño en Wembley para intentar frenar a Xavi Hernández y Andrés Iniesta en la medular azulgrana.

El repóquer de latinoamericanos de Manchester lo completan los gemelos Fabio y Rafael da Silva, de 20 años. A pesar de su juventud, Ferguson demuestra una confianza ciega en los dos defensores. Y su objetivo es que dentro de unos años compartan una dinastía en el club, similar a la que recientemente formaron los hermanos Gary y Phil Neville.