El caso abierto en Ecuador contra la petrolera Chevron ha hecho que un grupo de accionistas pida a la dirección que resuelva cuanto antes el proceso judicial que se remonta a 1993, según informó hoy a Efe una portavoz de la asesoría de inversión Trillium Asset Management.

Este grupo de accionistas manifestó sus inquietudes al consejo de administración en el marco de la junta anual celebrada el miércoles en la sede de Chevron en San Ramón, en California, donde cuestionaron el impacto negativo que podría tener el litigio en el futuro de la compañía.

En febrero pasado, las autoridades judiciales ecuatorianas decidieron que Chevron debía pagar unos 18.000 millones de dólares por daños irreversibles al ecosistema y enfermedades graves en sus habitantes ocurridas a raíz de unos vertidos ocasionados entre 1964-1990 que afectaron a 480.000 hectáreas de selva por la petrolera Texaco, comprada por Chevron en 2001.

En una carta firmada por más de una veintena de empresas de fondos de inversión, entre ellas Trillium, se acusó al consejo de administración de "fracasar" a la hora de "negociar un acuerdo razonable" para poner fin extrajudicialmente a la demanda interpuesta por las comunidades de la Amazonía ecuatoriana.

"Creemos que Chevron demostró tener poco juicio y eso ha llevado a los inversores a plantearse si los líderes de nuestra compañía pueden gestionar adecuadamente la variedad de desafíos medioambientales y riesgos a los que se enfrenta", se citó en el documento.

En esa misma misiva los firmantes, con activos por valor de 156.000 millones de dólares, exigieron que Chevron pusiera en conocimiento de los accionistas toda la información sobre cómo estiman que el veredicto ecuatoriano podría perjudicar a la petrolera.

Asimismo pidieron a la dirección que se replanteara su estrategia para pactar el final del proceso judicial con el fin de "proteger las inversiones de los accionistas y prevenir un mayor daño en la reputación".

"Es hora de que Chevron encare la realidad. Los efectos de esta horrible, incontrolada contaminación de la selva amazónica aún se sienten hoy", dijo Thomas P. DiNapoli, representante de un fondo de pensiones de Nueva York con 140.000 millones de dólares en activos en Chevron, quien también apoyó la carta.

La compañía por su parte insistió en que el juicio en Ecuador, cuya sentencia ha sido apelada, fue "fraudulento" y que una solución negociada no es lo más adecuado "a los intereses" de los accionistas.

Shelley Alpern, vicepresidenta y asesora legal de Trillium, aseguró a Efe que pedirán una reunión con la compañía para volver a insistir sobre este asunto.

Trillium solicitó formalmente al Comité de Valores y Cambios de EE.UU. que abriera una investigación para determinar si Chevron ocultó intencionadamente en su último informe anual información de alto interés para sus accionistas sobre la magnitud del litigio ecuatoriano que comparó con el vertido de British Petroleum en el golfo de México en 2010.

La petición, fechada el 19 de mayo, no ha sido contestada aún por la Comisión y puede ser "que no la responda de ninguna manera", según reconoció Alpern. EFE