Socorristas lograron recuperar ocho cadáveres, incluyendo el de un bebé de seis meses, y continúan la búsqueda de un cuerpo más tras el hundimiento de un barco en el Lago Paranoá de la capital brasileña, informaron el miércoles las autoridades.

Equipos del cuerpo de bomberos retomaron la mañana del miércoles la búsqueda de lo que se cree es la última víctima fatal del percance, ocurrido la noche del domingo cuando la embarcación Imagination se hundió en momentos que se realizaba una fiesta a bordo, según la oficina de prensa de esa dependencia.

El barco, con capacidad para 92 personas, llevaba más de 100 personas entre pasajeros y tripulantes cuando se hundió, aunque los investigadores no han determinado si el exceso de peso provocó el accidente.

El primer cuerpo recuperado la noche del percance fue el del bebé, y en los días siguientes fueron encontrados otros siete cadáveres, todos adultos. Los equipos de búsqueda creen que aún hay al menos un adulto desaparecido.

El investigador policial Adval Cardoso comentó a periodistas que el barco pudo haber presentado una grieta en su estructura que habría causado el hundimiento en el lago artificial de Brasilia.

"Trabajamos con la suposición de una pequeña avería en el barco. El aumento de la grieta pudo haber sido agravado por el sobrepeso", comentó Cardoso, citado por el sitio de internet del diario Correio Braziliense.