Un líder estudiantil próximo a graduarse de una universidad del sur de Texas podría ser deportado a México por ingresar ilegalmente a Estados Unidos cuando era un adolescente.

José Arturo Guerra, en su último año en la Universidad de Texas en Brownsville y presidente de la asociación de gobierno estudiantil, tenía previsto comparecer el miércoles en una audiencia de inmigración.

"No veo por qué ellos educarían a gente aquí en Estados Unidos y gastarían miles y miles de dólares y luego simplemente los enviarían de vuelta", dijo Guerra, de 21 años, al periódico San Antonio Express-News.

Su abogado, Jaime Diez, no respondió de inmediato a una solicitud de entrevista de The Associated Press el miércoles.

Diez informó al Express-News que Guerra llegó a Estados Unidos en 2003 con una visa de visitante que expiró dos años después. El abogado dijo que el padre de Guerra no ayudaría a renovar la visa después de que Guerra regresó a México de visita.

Guerra decidió colarse de nuevo en Estados Unidos. Fue capturado la primera vez, pero no la segunda a los 15 años.

"Para ellos, decir que alguien que tiene 15 años puede hacer algo que todo el estado de Texas no reconocería es una locura", dijo al diario Diez.

En diciembre, Guerra intentó legalizar su estatus a través del matrimonio de su madre con un ciudadano estadounidense. Fue entonces cuando los funcionarios de inmigración se enteraron de que estaba en Estados Unidos de manera ilegal.

Diez dijo al Express-News que el caso se reduce a las acusaciones de que Guerra dijo ser un ciudadano estadounidense cuando fue detenido en un primer intento de cruzar la frontera. Eso podría evitar por siempre que se convirtiera en ciudadano de Estados Unidos.

Una vocera del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas dijo a The Associated Press que la autoridad de operaciones de expulsión "no puede proporcionar ningún detalle sobre el caso de José Guerra, puesto que su caso se mantiene activo en litigio".

Guerra es parte de una generación de inmigrantes ilegales que ha vivido casi una década con temor a la deportación, mientras que también espera que el Congreso apruebe la ley de Desarrollo, Alivio y Educación para Menores Extranjeros (DREAM, por sus siglas en inglés). La legislación crearía una manera de obtener la ciudadanía para los estudiantes que llegaron ilegalmente a Estados Unidos antes de los 16 años de edad.

El DREAM Act, como se conoce el proyecto legislativo, fue aprobado por la Cámara a finales de 2010 pero no logró reunir los votos necesarios en el Senado. Desde entonces, ha sido presentado de nuevo después que el presidente Barack Obama hizo un llamado para una reforma migratoria integral. Ahora, cuando los republicanos controlan la Cámara, se cree que las posibilidades de que la aprueben son más remotas.

Si lo deportan, Guerra sería enviado de vuelta a Ciudad Victoria, México, donde vive su padre con una esposa y familia que Guerra a duras penas conoce.

El estudiante, quien cursa estudios en administración y negocios internacionales, ha obtenido el apoyo, entre otros, de funcionarios de la universidad.

"La difícil situación de estos estudiantes brillantes, jóvenes que están dispuestos a convertirse en contribuyentes productivos de nuestra sociedad se ha convertido en una tragedia humana", escribió al periódico la presidenta de la universidad, Juliet García, cuando le preguntaron sobre el caso de Guerra.

___

Con información de: San Antonio Express-News, http://www.mysanantonio.com