La presidenta Cristina Fernández reivindicó el miércoles la gestión de su marido, el fallecido ex mandatario Néstor Kirchner, y pidió tener fortaleza para construir un "país diferente".

Al encabezar en la norteña ciudad de Resistencia los festejos por el 201 aniversario de la Revolución de Mayo que condujo a la independencia de Argentina, Fernández recordó con la voz quebrada a su antecesor, fallecido en octubre, al señalar que "el sueño" que éste tenía sobre un país más próspero "se hizo realidad".

Fernández recordó que "hace ocho años", también un día 25 de mayo, presenció a Kirchner jurar como presidente. "Yo no lo escuché como esposa sino como compañera militante de tantos años y sentí que finalmente nuestro país iba a comenzar un camino diferente de realizaciones", dijo.

"Estos años de realizaciones y transformaciones hoy ubican a la Argentina en un lugar inimaginable para nosotros mismos hace ochos años atrás, en un mundo que se derrumba, que durante mucho tiempo quiso inculcarnos el pensamiento único de que Argentina iba por el camino equivocado, que nos íbamos al precipicio", afirmó la mandataria.

Fernández todavía no ha confirmado si peleará por la reelección en los comicios generales del 23 de octubre. Los ministros de su gobierno insisten en que lo haga y los medios de prensa barajaron en las últimas semanas la posibilidad de que anunciara su decisión al respecto durante los festejos del 25 de mayo o a más tardar en junio.

"Yo solo le pido Dios una cosa: que me dé a mí y a todos los argentinos la fortaleza, la entereza, la grandeza, la humildad y la solidaridad que todos tenemos que tener para poder construir un país diferente y una sociedad diferente", sostuvo la presidenta.