Una condecoración colombiana que pretendía elogiar la estrategia contra el narcotráfico por parte del secretario mexicano de Seguridad Pública federal, ha causado polémica en este país, ya que el funcionario no obtuvo permiso del Congreso para recibir el galardón, como lo estipula la constitución.

El secretario Genaro García Luna recibió la semana pasada una medalla del presidente colombiano Juan Manuel Santos. El mandatario lo nombró "una de las personas que ha estado al frente" del combate contra cárteles de droga.

Un grupo de legisladores que se reúnen cuando las cámaras están en receso señaló el miércoles que García Luna nunca obtuvo el permiso del Congreso para aceptar y portar la medalla.

La constitución del país dice que un mexicano que acepta o usa condecoraciones extranjeras sin permiso del Congreso federal pierde su ciudadanía.

Los legisladores de la comisión permanente desaprobaron el miércoles los actos de García Luna, de aceptar y portar la medalla colombiana. Votaron a favor de que la cámara de diputados decida sanciones al jefe de la policía federal.

"La constitución ha sido violada por un ciudadano, olvidemos en este momento que se trata del secretario de seguridad pública, un ciudadano que a sabiendas, y aunque no lo hubiera sabido, acepta y usa una condecoración sin permiso", dijo el senador Pablo Gómez Álvarez, del Partido de la Revolución Democrática, de izquierda. "Aquí hay materia para un juicio político".

En el comunicado emitido la semana pasada, la Secretaría informó que García Luna pidió permiso al congreso el 17 de mayo para recibir y portar la medalla en la ceremonia del 19 de mayo. El permiso no fue aceptado antes de la ceremonia de condecoración.

García Luna recibiría la medalla "solamente en custodia, estrictamente como cortesía a la Institución Policial Nacional Colombiana, así como en muestra de reciprocidad", dice el comunicado.

El vocero de la policía federal José Ramón Salinas dijo el miércoles que la secretaría no emitiría ningún comentario al respecto de la condecoración.

Recientemente, el jefe de seguridad pública también ha sido criticado por el movimiento social que originó en los últimos meses el poeta Javier Sicilia, quien ha exigido la renuncia de García Luna en las últimas semanas. Sicilia inició manifestaciones y marchas después de que su hijo Juan Francisco Sicilia fue secuestrado y asesinado junto con otros seis hombres en marzo.

García Luna es una de las figuras más importantes en la lucha contra el narcotráfico que emprendió el Presidente Felipe Calderón en diciembre del 2006. Han muerto más de 35,000 personas en ataques relacionados con esa campaña.