Casi una de cada tres empresas alemanas teme verse afectada a lo largo del presente año por la falta de personal especializado para hacer frente a la fuerte demanda y la recuperación que están registrando las empresas e industrias.

Ese es el resultado de una encuesta realizada por la Cámara de Industria y Comercio de Alemania (DIHK) y que duplica la cifra de firmas afectadas frente a principios de 2010, revela hoy el rotativo Berliner Zeitung.

La falta de personal especializado afecta especialmente a los campos de la sanidad y la salud, construcción, maquinaria, servicios para industrias y nuevas tecnologías.

"Necesitamos una mayor participación en el mercado laboral de mujeres, trabajadores de avanzada edad e inmigrantes", afirma en el diario el presidente de la DIHK, Hans-Heinrich Driftmann, quien recuerda que en Alemania hay vacantes hasta un millón de puestos de trabajo.

Ante la fuerte demanda de mano de obra en Alemania, Driftmann exige de las autoridades alemanas facilidades legales para permitir la inmigración de ciudadanos con formación especializada procedentes de países fuera de la Unión europea.

El presidente de la DIHK exige para ello rebajar los ingresos mínimos de 66.000 a 40.000 euros al año para ese tipo de inmigrantes y corregir la legislación actual que establece esos elevados salarios para conceder permisos de trabajo.